• El presidente venezolano, Nicolás Maduro, muestra una carta del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, Caracas, 15 de febrero de 2018.
Publicada: martes, 20 de febrero de 2018 6:43

La decisión del Gobierno de Perú de retirar la invitación al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a la VIII Cumbre de las Américas pone en tela de juicio el prestigio de la diplomacia peruana a la hora de administrar eventos internacionales, de acuerdo con la legisladora boliviana Valeria Silva.

“Perú debe resguardar su prestigio diplomático y demostrarle al mundo que está a la altura de realizar eventos de organismos supranacionales como es la VIII Cumbre de las Américas, sobre todo garantizando que quienes participen tengan las garantías absolutamente completas para su estancia, su llegada y su posterior despedida”, dijo el lunes la legisladora boliviana, del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS).

La también presidenta de la Comisión de Política Internacional de la Cámara de Diputados de Bolivia dijo que “la Cumbre no depende para nada del Grupo de Lima, y quienes celebran esta decisión no se están terminando de dar cuenta de que no es una determinación de la propia institucionalidad de la Cumbre”.

La legisladora también adujo que la decisión del mandatario peruano, Pedro Pablo Kuczynski, de indultar al expresidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000), acusado por delitos de lesa humanidad, y la presencia de un Gobierno “carente de legitimidad” como el de Brasil, le restan solidez democrática al Grupo de Lima.

“Están acusando a Venezuela de ser antidemocrática y claramente hay elementos de antidemocracia en sus miembros”, denuncia.

Perú debe resguardar su prestigio diplomático y demostrarle al mundo que está a la altura de realizar eventos de organismos supranacionales como es la VIII Cumbre de las Américas, sobre todo garantizando que quienes participen tengan las garantías absolutamente completas para su estancia, su llegada y su posterior despedida”, dijo la presidenta de la Comisión de Política Internacional de la Cámara de Diputados de Bolivia, Valeria Silva.

 

“Lamentablemente también se estaría jugando el prestigio de Perú con esta acción”, insiste la presidenta de la comisión legislativa boliviana, para quien ni el Gobierno de Kuczynski ni el Grupo de Lima pueden decidir sobre la participación de un mandatario en la Cumbre de las Américas.

Tras una reunión del Grupo de Lima, la canciller de Perú, Cayetana Aljovín, informó el martes 13 de febrero de la decisión del Gobierno peruano de retirar la invitación a Maduro para la VIII Cumbre de las Américas, que se celebrará del 13 al 14 de abril. Por su parte, Maduro respondió que viajará a Lima “llueva, truene o relampaguee”.

lvs/nii/

Commentarios