• El presidente de Bolivia, Evo Morales, en un acto público, 17 de febrero de 2018.
Publicada: sábado, 17 de febrero de 2018 22:42
Actualizada: domingo, 18 de febrero de 2018 0:02

Bolivia ha rechazado la intención de algunos países de la región, alentados y respaldados por Estados Unidos, de utilizar la Cumbre de las Américas, a celebrarse en Lima, la capital de Perú, como un instrumento para desestabilizar el Gobierno de Venezuela.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha subrayado que ciertos países de América Latina quieran convertir la Cumbre de Lima en un “instrumento golpista” contra Venezuela, al apoyar la decisión de Perú de excluir al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, de la cita prevista para el 13 y 14 de abril próximo.

“Rechazamos que un grupo minoritario de países direccionados por la obsesión intervencionista de Trump, quieren convertir a la Cumbre de las Américas en un instrumento de golpismo contra Venezuela”, ha escrito este sábado Morales en su cuenta de Twitter.

Morales sostiene que las agresiones contra el presidente Maduro son también agresiones contra el pueblo venezolano, que lo eligió democráticamente a través del voto popular. 

Washington, alerta el mandatario andino, utiliza como excusa la “defensa de la democracia”, pero “fomenta golpes y violaciones de DD.HH.” en países que no “se someten a sus designios”. A continuación, precisa que la estrategia desestabilizadora de la Casa Blanca se basa en acusaciones a Gobiernos de “dictaduras”, “terroristas” y “narcotraficantes”. 

Rechazamos que un grupo minoritario de países direccionados por la obsesión intervencionista de (el presidente de EE.UU., Donald) Trump, quieren convertir a la Cumbre de las Américas en un instrumento de golpismo contra Venezuela”, ha afirmado el presidente de Bolivia, Evo Morales.

 

Morales, estrecho aliado de Caracas, se solidariza con Maduro, después de que el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, decidiera retirar la invitación al mandatario venezolano y declarar que su presencia “no será bienvenida”.

Sin embargo, a pesar de que las autoridades peruanas declararon que Maduro no sería “bienvenido”, el presidente venezolano aseguró que iría a la Cumbre de Lima “ya sea por aire, tierra o mar con la verdad de Venezuela”.

Por su parte, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, pidió el viernes al Gobierno de Perú que reconsiderara su decisión, ya que no tiene “argumentos legales ni facultades para prohibir que Venezuela participe de una Cumbre multilateral”.

lvs/ncl/myd/mkh

Comentarios