• Evo Morales, presidente de Bolivia, habla en un acto público en Cochabamba, 12 de febrero de 2018.
Publicada: martes, 13 de febrero de 2018 6:41
Actualizada: martes, 13 de febrero de 2018 14:11

El presidente de Bolivia, Evo Morales, arremete contra la derecha boliviana acusándola de ser cómplice de la derecha internacional, encabezada por el imperialismo estadounidense, para perpetrar ‘una intervención’ en Venezuela y dominar sus recursos petroleros.   

“La derecha boliviana en este momento con sus jefes del imperio norteamericano (está) planificando alguna intervención, hace tres días atrás, esa derecha internacional en Israel que coordina con la embajada de Estados Unidos bombardea Siria; entonces de qué democracia puede hablar la derecha boliviana y la derecha internacional, no tienen moral”, denunció el lunes Morales.

El mandatario indígena explicó que el principal objetivo de los derechistas bolivianos no es acabar con el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, sino enseñorearse sobre el petróleo del país caribeño.

En otro momento de sus declaraciones en un acto público, denunció los ataques del sector opositor contra su Administración y sus intentos para entregar la riqueza nacional de Bolivia a otros, a la vez que dicen defender la democracia. “Hablan los de la derecha de democracia, qué moral tienen para hablar de democracia”, apostilló. 

La derecha boliviana en este momento con sus jefes del imperio norteamericano (está) planificando alguna intervención, hace tres días atrás, esa derecha internacional en Israel que coordina con la embajada de Estados Unidos bombardea Siria; entonces de qué democracia puede hablar la derecha boliviana y la derecha internacional, no tienen moral”, denunció Evo Morales, presidente de Bolivia.

 

También rechazó las acusaciones de la derecha sobre que el Gobierno boliviano está implicado en la expansión del narcotráfico en el país andino, y criticó a los derechistas el silencio que mantuvieron durante las dictaduras militares que gobernaron el país en la década de los 80, cuando 57 mil hectáreas del territorio nacional estaban dedicadas al cultivo de la coca.

“Ellos (los neoliberales) con militares norteamericanos, con base militar norteamericana en Chimoré (en el trópico de Cochabamba) nunca han podido demostrar cómo enfrentar de verdad el tema del narcotráfico, ahora nos acusan de narcoestado, los que se escaparon de Bolivia a Estados Unidos”, adujo. 

El Gobierno boliviano ha denunciado la existencia de una “guerra sucia” orquestada por la oposición contra Morales, quien, a su vez, acusa a los opositores de carecer de un proyecto para dirigir el país.  

msm/nii/

Commentarios