• Un avión de la aerolínea israelí El Al aterriza en el Aeropuerto de Abu Dhabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos, 31 de agosto de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 4 de septiembre de 2020 0:43
Actualizada: viernes, 4 de septiembre de 2020 1:22

Baréin sigue el ejemplo de Arabia Saudí y abre su espacio aéreo a los vuelos entre el régimen de Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

“Todos los vuelos hacia y desde los EAU pueden utilizar el espacio aéreo de Baréin”, informó el jueves la agencia estatal de noticias bareiní, citando a la autoridad de aviación del reino, sin mencionar a Israel.

La decisión, según la autoridad de aviación del pequeño reino del Golfo Pérsico, se produjo a petición de los Emiratos Árabes Unidos, que ha inaugurado sus vuelos con Israel, en el marco de un polémico acuerdo logrado el mes pasado entre Abu Dabi y el régimen de Tel Aviv para normalizar sus relaciones.

El 31 de agosto, Riad permitió que el primer vuelo directo entre Tel Aviv y Abu Dabi sobrevolara su espacio aéreo, medida que ha generado muchas críticas.

El avión de la aerolínea israelí El Al aterrizó la semana pasada en Abu Dabi con una delegación israelí-estadounidense, encabezada por Jared Kushner, el asesor y yerno del inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump. 

 

El primer vuelo directo entre Israel y los EAU fue condenado categóricamente por el Gobierno y la Resistencia de Palestina. El primer ministro palestino, Muhamad Shtayyeh, lo consideró “una ruptura clara y vergonzosa con la posición árabe”, mientras que el Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) tachó la visita de la delegación israelí a Abu Dabi como una “puñalada por la espalda” y una “traición a la resistencia” del pueblo palestino.

Las autoridades y los grupos de la Resistencia palestina, desde un principio, rechazaron el acercamiento de los emiratíes al régimen de ocupación, asegurando que este posicionamiento rompe el consenso árabe de no establecer relaciones con Israel antes de un acuerdo de paz.

El pacto entre el régimen de Tel Aviv y Abu Dabi incluía el compromiso de la parte israelí de cesar la anexión de nuevos territorios palestinos en Cisjordania, aunque, poco después, el premier de Israel, Benjamín Netanyahu, reiteró que el acuerdo no detendría sus planes anexionistas.

ftm/ncl/rba