• Refugiados rohingyas cruzan un río próximo al asentamiento de Tombru, entre Myanmar y Bangladés, 23 de enero de 2018.
Publicada: martes, 13 de febrero de 2018 10:20
Actualizada: martes, 13 de febrero de 2018 23:16

Un funcionario del Gobierno de Myanmar (Birmania) amenaza a los refugiados de la minoría musulmana rohingya que viven en un campamento improvisado en la frontera de Bangladés, diciéndoles que acepten la oferta del Ejecutivo para regresar a casa o sufran las “consecuencias”.

“Si los rohingyas rechazan la propuesta del Gobierno de Myanmar no será bueno para aquellos refugiados que viven en tierra de nadie”, dijo el viceministro del Interior birmano, el general de División Aung Soe, a unos 7000 refugiados rohingyas.

La agencia de noticias británica Reuters accedió el lunes a una corta grabación del discurso amenazante de Aung, hecho en Tombru, una pequeña franja de tierra de nadie ubicada en la frontera entre Myanmar y Bangladés, donde están atrapados miles de refugiados rohingyas que huyeron de la violencia ejercida por los militares birmanos en su país.

En el vídeo, el ministro les dice a los refugiados que deben regresar a Myanmar o “sufrir las consecuencias”, y que el área (Tombru) en la que vivían estaba bajo la jurisdicción del Gobierno birmano. Las fuerzas de seguridad de Bangladés en la zona fronteriza confirmaron el incidente.

Varios refugiados que viven en Tombru dijeron a los medios de comunicación que los soldados birmanos habían levantado tiendas de campaña cerca de una valla de alambre de púas instalada alrededor del área. Dil Mohammad, uno de los refugiados, aseguró que los militares “hacían disparos a menudo para crear el pánico entre los refugiados. Hemos escuchado que también incendiaron pueblos cercanos recientemente”.

El desastre humanitario en Rajine se agravó el pasado 25 de agosto, cuando el Ejército intensificó los ataques contra la población rohingya. La ola de violencia ha provocado la huida de unos 700 000 musulmanes rohingyas a Bangladés para salvar la vida.

Si los rohingyas rechazan la propuesta del Gobierno de Myanmar no será bueno para aquellos refugiados que viven en tierra de nadie”, dijo con tono amenazante elviceministro del Interior birmano, el general de División Aung Soe, a unos 7000 refugiados rohingyas.

 

El Gobierno de Myanmar, acusado de cometer un genocidio y una limpieza étnica contra la minoría rohingya, tuvo que firmar a finales del año pasado un acuerdo —bajo la presión internacional— con Bangladés para facilitar el retorno de los refugiados al estado de Rajine, en el noroeste de Birmania.

Organizaciones de los derechos humanos han pedido a Myanmar garantizar la seguridad de los refugiados que regresen a Rajine, pero con la actual campaña de miedo y amenazas dirigida por el Gobierno birmano parece que no habrá garantía alguna.

ftm/nii/

Commentarios