• Manifestantes palestinos llevan a un herido en la aldea de Beita, al sur de Nablus (Cisjordania ocupada), 4 de junio de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 4 de diciembre de 2021 1:57

La Media Luna Roja Palestina indica que la represión de fuerzas israelíes contra palestinos que rechazan los asentamientos ilegales en Cisjordania deja 227 heridos.

Mediante un comunicado publicado el viernes, la Media Luna Roja Palestina (MLPR) informó de que las fuerzas del régimen israelí reprimieron brutalmente una protesta contra la construcción de asentamientos ilegales en Yabal Sabih en la localidad de Beita al sur de la ciudad de Nablus, en la Cisjordania ocupada.

227 palestinos resultaron heridos en los enfrentamientos con las fuerzas israelíes en la zona de Beita y Beit Dajan cerca de la ciudad de Nablus en Cisjordania”, indica la nota.

Según detallan los medios locales, en medio de los choques un ciudadano fue herido por balas reales, 28 por balas de metal recubiertas de goma, entre ellos un periodista, mientras que 147 civiles resultaron heridos por botes de gas lacrimógeno, además de 11 sufrieron quemados por gases tóxicos.

Conforme al comunicado, las fuerzas de ocupación israelí habían cavado agujeros en las carreteras para obstaculizar la llegada de los manifestantes e impedir que las ambulancias trasladaran a los heridos.

 

Es más, en la aldea de Beit Dajan (este de Cisjordania ocupada), tres civiles resultaron heridos por balas de metal recubiertas de goma y 18 asfixiados con gas lacrimógeno durante las reyertas que se produjeron con las fuerzas del ejército de ocupación israelí.

Las protestas de los palestinos, principalmente de la localidad de Beita, comenzaron desde el principio de mayo, coincidiendo con la rápida y repentina construcción de los asentamientos, en particular, un puesto de avanzada del asentamiento de Eviatar en Yabal Sabih, que las autoridades israelíes han decidido convertirlo en una base militar.

Más de 600 000 israelíes residen en más de 230 asentamientos construidos ilegalmente desde la ocupación de Cisjordania y el este de Al-Quds por Israel.

La mayoría de los países y organizaciones internacionales considera ilegales los asentamientos que Israel ha construido y sigue levantando en los territorios ocupados desde la guerra de los Seis Días en 1967. No obstante, el régimen de Tel Aviv hace caso omiso a las denuncias de la comunidad internacional y sigue con su plan expansionista.

Los soldados israelíes han sido criticados por el uso generalizado y sistemático de la fuerza excesiva contra los palestinos. Asimismo, los grupos pro derechos humanos han calificado de “ejecución extrajudicial” su política de disparar a matar, mientras que una gran cantidad de palestinos han muerto sin haber representado una amenaza seria para los israelíes.

nsh/ctl/mkh