• Un combatiente y un sistema misilístico de Hezbolá se ven en la zona fronteriza de Juroud Arsal, El Líbano, 29 de julio de 2017. (Foto: Reuters)
Publicada: viernes, 22 de octubre de 2021 17:48
Actualizada: sábado, 23 de octubre de 2021 4:30

El ejército israelí tiene la intención de realizar una maniobra para simular un escenario de guerra con Hezbolá en los territorios ocupados palestinos.

El diario israelí Maariv ha informado este viernes que las fuerzas del ejército israelí tienen la intención de llevar a cabo unos ejercicios militares el próximo mes, durante los cuales los supuestos misiles del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) impactarán las fábricas químicas israelíes que se encuentran en la ciudad de Haifa (noroeste de los territorios palestinos ocupados) y así se simulará el gran daño que podrían causar posibles ataques de la Resistencia.

El informe ha comparado las capacidades de Hezbolá en el número de misiles, así como en las técnicas de precisión, con las capacidades de los sistemas de defensa israelíes, destacando que aproximadamente el 6 % de los lanzamientos de Hezbolá no serán interceptados por Israel e impactarán las zonas urbanizadas de este régimen usurpador.

Conforme al medio israelí, durante los últimos años, el ejército israelí ha intentado reducir la cantidad del material que tiene almacenado en Haifa para “evitar el riesgo” de que un misil impacte contra una instalación estratégica suya en la referida ciudad. “Sin embargo, todavía se cree que las reservas y [las ciudades portuarias de] Haifa y Ashdod son un objetivo estratégico para los misiles de Hezbolá”, ha afirmado Maariv.

 

En otra parte del informe, el medio israelí ha puesto énfasis en que la principal diferencia entre la situación actual y la guerra de 2006 entre Hezbolá e Israel, es que el movimiento libanés ahora posee misiles que son capaces de apuntar puntos específicos, lo cual sería una capacidad crucial en los futuros conflictos.

Asimismo, ha recomendado que el comando del frente interno del ejército israelí, además de crear un plan para hacer frente a las devastadoras explosiones que se producirían después de los presuntos ataques con misiles, también debe preparar un plan para evacuar al 4 % de los habitantes de los territorios ocupados.

Maariv ha anunciado que después de que el 10 de noviembre se finalicen los ejercicios del comando del frente interno, el ejército israelí también realizará otros simulacros en sus asentamientos ilegales de Kiryat Shmona, en el norte de los territorios ocupados palestinos, para simular un ataque a las instalaciones donde se guardan materiales peligrosos.

Este nuevo reporte se produce luego de que el líder de Hezbolá, Seyed Hasan Nasralá, enfatizara el lunes que este movimiento tiene 100 000 combatientes preparados para defender el país ante las agresiones forráneas.

De hecho, Hezbolá, que ha aumentado en los últimos años su poderío militar y misilístico, advierte que está totalmente listo para hacer frente a cualquier agresión del régimen israelí, tal y como lo hizo en la contienda de 2006, conocida como la guerra de los 33 Días.

sar/ftn/hnb