• Un trabajador de salud se prepara una dosis de la vacuna anti-COVID en el centro médico Maccabi en Tel Aviv, 24 de febrero de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 24 de febrero de 2021 17:24

El régimen israelí dona vacunas contra el nuevo coronavirus a países que abren una oficina de su embajada en la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén).

La oficina del premier israelí, Benjamin Netanyahu, anunció el martes que unas 10 000 dosis de la vacuna anti-COVID irá destinada a “algunos países que lo han pedido”.

Las fuentes diplomáticas, citadas por el diario local The Jerusalem Post, informaron que la lista de países incluye a la República Checa, Honduras y Guatemala, los países que ya tienen embajada en Al-Quds o han accedido a ampliar próximamente su presencia diplomática en los territorios ocupados desde 1967. 

Son muy pocos los países que han traslado su embajada de Tel Aviv a Al-Quds. Guatemala fue el segundo país, después de EE.UU., en trasladar su representación diplomática, haciendo caso omiso al clamor unánime de la comunidad internacional en contra de la medida norteamericana por considerar que esta solo socaba la paz en Asia Occidental, y prolonga el sufrimiento y la represión que enfrenta el pueblo de Palestina desde hace siete décadas. Honduras y la República Checa también se han comprometido a tomar medidas similares.

 

Cabe señalar que Israel no fabrica vacunas dentro del territorio que controla y este anuncio ha sido criticado por varios detractores de Netanyahu. El ministro israelí de asuntos militares, Benny Gantz, calificó la acción como una especie de “comercio”.

“El hecho de que Netanyahu esté comerciando con vacunas que los ciudadanos israelíes han pagado con sus impuestos, sin dar explicaciones, demuestra que se cree que está gobernando un reino y no un país”, afirmó Gantz.

Todo esto ocurre mientras el régimen israelí excluyó al pueblo palestino de la Franja de Gaza y Cisjordania de su plan de vacunación masiva y, además, bloqueó la entrega de la vacuna rusa contra el nuevo coronavirus a los palestinos.

Estas medidas fueron criticadas por varias organizaciones pro derechos humanos como Human Rights Watch (HRW), que dijeron que el régimen usurpador debe proporcionar vacunas anti-COVID a los palestinos dadas sus obligaciones con acuerdos internacionales como “potencia ocupante”.

nkh/lvs/rba/hnb