• Jofré Leal: Israel tiene armas nucleares con venia de Occidente
Publicada: jueves, 12 de noviembre de 2020 17:12
Actualizada: jueves, 12 de noviembre de 2020 18:11

Israel desarrolla su programa nuclear, poniendo en peligro la seguridad de Asia Occidental, por contar con el beneplácito de los países occidentales, dice un experto.

Las instalaciones nucleares de Dimona, en el sur de los territorios ocupados palestinos, tienen un grave problema técnico que ha puesto en peligro la seguridad en la zona y los países cercanos, según certifican varios informes de organismos internacionales. 

La construcción de Dimona, que se llevó a cabo con la ayuda del Gobierno francés, finalizó en 1962 y en los siguientes años el régimen israelí utilizó Dimona para desarrollar bombas y ojivas nucleares. Actualmente se cree que el régimen de Tel Aviv posee entre 100 y 200 ojivas nucleares.

Hay poca información sobre el estado actual de este centro nuclear, ya que Tel Aviv nunca ha permitido la inspección de sus centros nucleares y hace oídos sordos a las llamadas internacionales a que suscriba el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP).

En una entrevista concedida este jueves a la cadena HispanTV, el analista de temas internacionales Pablo Jofré Leal ha señalado que la razón de esta circunstancia singular reside en que “[Israel] tiene carta blanca porque es el socio incondicional de EE.UU., del Reino Unido, de Francia. Tiene carta blanca porque desde los años 50 el régimen sionista tiene un programa nuclear que hasta el momento sitúa entre doscientos a trecientos artefactos nucleares fuera de cualquier norma, no es firmante del tratado de no proliferación nuclear, no permite las inspecciones de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) y cuenta con tecnología que el consiguiente le ha proporcionado, incluyendo a Noruega”.

 

El entrevistado ha precisado que los israelíes actúan con total impunidad y secretismo sobre su programa nuclear gracias a que cuentan con un amplio abanico de relaciones y alianzas tejidas con los países occidentales que les permiten saltar las normas internacionales al respecto.

A su juicio, esta coyuntura pone en evidencia el doble rasero y la hipocresía de los occidentales al pedirle “normas, controles a la República Islámica de Irán y a otros países, pero no al régimen sionista que, además, pone en peligro el conjunto de la región de Asia Occidental”.

Este reactor de Dimona, ha advertido, que se encuentra en el desierto de Néguev y siendo esta una región muy cercana a múltiples países como Jordania y los territorios ocupados de Palestina y Egipto, representa una amenaza para la seguridad de estas naciones en el caso de que se produjera un accidente dentro de sus instalaciones que generaría una catástrofe de impredecibles consecuencias para sus poblaciones.

Fuente: HispanTV Noticias

krd/ktg/rba