• Combatientes del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) cerca de la frontera entre El Líbano y Siria.
Publicada: martes, 19 de marzo de 2019 7:27
Actualizada: martes, 19 de marzo de 2019 8:48

Un exgeneral israelí alerta de la fortaleza de Hezbolá y de su plan para tomar la región palestina ocupada de Galilea con 5000 combatientes.

“La amenaza de Hezbolá (el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano) es una amenaza seria (…) es una organización fuerte que ha adquirido experiencia en dirigir grandes operaciones”, dijo el lunes el exmilitar Gadi Eizenkot, recientemente relevado como jefe del estado mayor israelí, en un acto en la ciudad de Netanya.

En los últimos tres años, señaló Eizenkot, las probabilidades de un conflicto entre Israel y Hezbolá, cuyo creciente poderío ya ha inquietado a Israel, han ido en aumento, según confirman tanto el movimiento como los propios dirigentes israelíes.

El general retirado se manifestó preocupado por la posibilidad de que el movimiento libanés haya desarrollado un plan para introducir unos 5000 combatientes por vía subterránea en los territorios ocupados palestinos y “conquistar la zona de Galilea (Al-Yalil)”.

La amenaza de Hezbolá (el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano) es una amenaza seria (…) es una organización fuerte que ha adquirido experiencia en dirigir grandes operaciones”, afirma el general retirado israelí Gadi Eizenkot, recientemente relevado como jefe del estado mayor del régimen de Tel Aviv.

 

El exmando castrense relacionó esa posibilidad con los túneles de Hezbolá pretextados por Israel en diciembre para lanzar su operación Escudo del Norte, supuestamente para desmantelarlos. El régimen de ocupación ha amenazado con ampliar esa operación en territorio libanés.

Hezbolá, por su parte, niega que sus túneles formen parte de un plan de ataque y ha asegurado que la operación israelí “no ha afectado ni en un 10 por ciento a los planes para tomar Galilea”, según afirmó en enero el líder del movimiento, Seyed Hasan Nasralá.

“Si comienza una guerra, ya decidiremos si entramos o no en Galilea. Luego decidiremos cómo entrar; por tierra, por el aire o, como dicen algunos libaneses, en motocicletas”, adelantó.

Varios militares israelíes han reconocido que Hezbolá dispone actualmente de mayores capacidades que hace 12 años, cuando resistió la guerra de los 33 Días. Algunos expertos recalcan la capacidad de las tropas de élite del movimiento libanés, además de indicar que tiene 150 000 misiles que pueden alcanzar cualquier punto de los territorios ocupados.

Ante la amenaza que el régimen de Tel Aviv siente ante Hezbolá en el norte de los territorios ocupados, el ejército israelí informó a finales de diciembre del despliegue de un nuevo batallón anti-Hezbolá formado por reservistas a lo largo de la frontera entre los territorios palestinos y El Líbano.

tqi/mla/fmk/mkh