• El príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, en el aeropuerto de Ezeiza, Argentina, 28 de noviembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 29 de noviembre de 2018 19:02
Actualizada: viernes, 30 de noviembre de 2018 10:38

El Gobierno argentino ha declarado que el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, goza de “inmunidad” frente a las diligencias judiciales.

“Es el hijo del rey de Arabia Saudí, príncipe reinante y heredero, lo cual lo pone en un tramo de la inmunidad de jurisdicción que se le otorga a los presidentes, vicepresidentes, ministros y a las autoridades de un Gobierno en ejercicio”, ha declarado este jueves el ministro de Exteriores de Argentina, Jorge Faurie.

El canciller argentino añadió que se trata de un estatus “reconocido en la convención de Viena” y que es “aplicable a los actos de los enviados en misiones especiales. Esta es una misión especial (por la cumbre del G20), por lo tanto, mientras está en territorio argentino, tiene lo que se llama inviolabilidad de jurisdicción respecto a su persona y a las funciones que cumple”.

Además, agregó que “eso no quita que la Justicia argentina reciba las denuncias, se hagan las investigaciones”.

La organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) anunció el lunes que ha remitido una serie de información sobre Bin Salman a las autoridades argentinas “con la esperanza de que investiguen la complicidad y responsabilidad del príncipe saudí por posibles crímenes de guerra en Yemen, así como la tortura de civiles, incluido Jamal Khashoggi”, según informe de la agencia española de noticias Europa Press.

(Muhamad bin Salman) es el hijo del rey de Arabia Saudí, príncipe reinante y heredero, lo cual lo pone en un tramo de la inmunidad de jurisdicción que se le otorga a los presidentes, vicepresidentes, ministros y a las autoridades de un Gobierno en ejercicio”, ha declarado el ministro de Exteriores de Argentina, Jorge Faurie.

 

Por otro lado, en Argentina, el fiscal Ramiro González pidió el miércoles al juez federal Ariel Lijo que recabe información que acredite la denuncia hecha por HRW contra Bin Salman por delitos de lesa humanidad.

HRW subrayó que Bin Salman es penalmente responsable del asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi en el consulado saudí en la ciudad turca de Estambul, no obstante, hizo especial énfasis en las violaciones del derecho internacional cometidas por este príncipe durante el conflicto armado en Yemen desde 2015.

Aunque la muerte de Khashoggi no es la peor obra protagonizada por el príncipe saudí, ha sido el primer caso que ha tenido eco internacional. Bin Salman que es también responsable de la agresión saudí a Yemen es el autor del secuestro en 2017 del primer ministro libanés, Saad Hariri.

nlr/ktg/ftn/hnb