• Arabia Saudí recibe ayuda de Israel en materia de espionaje cibernético.
Publicada: miércoles, 10 de agosto de 2022 12:39

Arabia Saudí está invirtiendo en empresas israelíes especializadas en espionaje cibernético, lo que podría ayudar a cazar a los opositores de Muhamad bin Salman.

Según reveló el martes el portal Saudi Leaks, citando fuentes informadas que prefirieron el anonimato, los funcionarios saudíes han firmado contratos con las empresas israelíes que incluyen gastar millones de dólares anualmente para adquirir las tecnologías de vigilancia y espionaje cibernético más sofisticadas.

Las fuentes dijeron que las crecientes relaciones clandestinas entre las empresas de espionaje cibernético saudíes e israelíes están destinadas a preparar el camino para la implementación del llamado plan CyberIC, que supuestamente protege el sector de ciberseguridad de la monarquía árabe.

A principios de esta semana, la Autoridad Nacional de Ciberseguridad (NCA, por sus siglas en inglés) de Arabia Saudí anunció la puesta en marcha del mencionado plan.

La entidad saudí, que está directamente vinculada con la oficina del rey Salman bin Abdulaziz Al Saud, sostuvo en un comunicado que el programa tiene como objetivo desarrollar y construir capacidades nacionales en el campo de la ciberseguridad.

 

Esto se produce mientras que el año pasado, el diario estadounidense The New York Times, reveló que Israel habría autorizado a un grupo de empresas de cibervigilancia a trabajar con Riad a pesar de los reportes recurrentes sobre el abuso del reino árabe de las aplicaciones de software de vigilancia para aplastar la disidencia y atacar a la oposición.

Las autoridades de Arabia Saudí suelen recurrir al uso de softwares y sistemas electrónicos para identificar y reprimir a los disidentes y críticos, y restringir, de paso, la libertad de expresión cada vez más en el país árabe.

De hecho, el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, dirige una campaña de arrestos y asesinatos contra sus rivales al trono, activistas y disidentes políticos, con el objetivo de silenciar toda voz opositora en Arabia Saudí.

ftn/mrg