• Obreros trabajan en una planta de procesamiento de crudo de la petrolera saudí Aramco, 20 de septiembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 20 de septiembre de 2019 15:40
Actualizada: sábado, 21 de septiembre de 2019 0:38

Arabia Saudí presiona a familias ricas para que bombeen dinero en la oferta pública de venta (OPV) de la petrolera Aramco, que fue objeto de un ataque yemení.

Según fuentes citadas este viernes por el diario británico The Financial Times, el régimen de Riad está forzando a las familias adineradas para que inviertan en la oferta pública de venta de la campaña petrolera estatal Aramco, como parte de un plan para lograr una valoración de dos mil millones de dólares codiciada por el príncipe heredero y el ministro de Defensa, Muhamad bin Salman Al Saud.

Se trata de un plan para “intimidar”, “coaccionar” o “forzar” a las familias adineradas para que apoyen el proyecto y se conviertan en inversores fundamentales en lo que ha sido calificado como la mayor OPV del mundo.

Ocho personas familiarizadas con las conversaciones han detallado que eran parte de un plan para generar confianza en los contratos de Aramco, que ha sido sacudido por los devastadores ataques del pasado fin de semana contra la infraestructura petrolera de Arabia Saudí.

LEER MÁS: Satélites: Ataques yemeníes impactaron 19 puntos clave de Aramco

LEER MÁS: Riad cierra oleoducto hacia Baréin tras desvastador ataque yemení

 

Muchas de las familias fueron perseguidas como parte de la llamada represión “anticorrupción” lanzada en 2017, cuando encarcelaron a varios miembros de la familia real saudí en el hotel Ritz Carlton, y torturaron a algunos de ellos.

Los presionados por Aramco incluyen al príncipe Al-Walid bin Talal, el multimillonario extravagante que estuvo retenido en el Ritz-Carlton durante más de tres meses. Muchos de sus activos permanecen congelados en el reino árabe, y las mismas fuentes señalaron que se le ha sugerido que debería usarlos para participar en la OPV.

El informe llega casi una semana después de que el Ejército yemení, respaldado por el movimiento popular Ansarolá, atacó con 10 aviones no tripulados dos instalaciones petrolíferas de la petrolera estatal Aramco, provocando la suspensión del 50 % de la producción del mayor suministrador de petróleo del mundo.

La ofensiva de represalia yemení impactó un yacimiento petrolífero y la planta de procesamiento de crudo más grande del mundo en una región del este del reino, interrumpiendo la producción de 5,7 millones de barriles de crudo por día, que equivalen a más del 5 % del suministro diario mundial.

mjs/lvs/rba

Comentarios