• El rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud (centro) y su heredero, Muhamad bin Salman (izda.), en un acto en Riad, 9 de diciembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 13 de marzo de 2019 17:44
Actualizada: jueves, 14 de marzo de 2019 16:57

Un príncipe saudí exiliado ha formado en Europa un movimiento opositor con el fin de impulsar un cambio de régimen que ponga fin al despotismo de los Al Saud.

El príncipe Jaled bin Farhan, exiliado político en Alemania desde 2013, ha creado el Movimiento de Libertad de los Pueblos de la Península Arábiga para establecer una “monarquía constitucional” en Arabia Saudí y celebrar elecciones libres de las que salgan un primer ministro y su gabinete, informó ayer martes el diario británico Independent.

“Necesitamos un sistema nuevo como el de otras democracias, donde la gente tenga derecho a elegir un Gobierno y a crear una nueva Arabia Saudí”, explica el príncipe Farhan, para después destacar que tales cambios reemplazarían el régimen actual, en el que una rama de la dinastía reinante ejerce un poder incontrolado.

El disidente resalta que con el hipotético cambio del régimen vigente en Riad se pretende poner fin a las violaciones “endémicas” de derechos humanos y la injusticia que se viven en el país.

Necesitamos un sistema nuevo como el de otras democracias, donde la gente tenga derecho a elegir un Gobierno y a crear una nueva Arabia Saudí”, ha dicho el príncipe saudí Jaled bin Farhan, exiliado político en Alemania desde 2013.

 

“Tenemos una visión para el sistema judicial, para los derechos humanos y para la rendición de cuentas, pero en este momento debemos centrarnos en la Constitución y en el activismo para ayudar a los saudíes en Europa”, agrega el príncipe, de 41 años de edad.

Farhan habla también de las amenazas con detenerlo de que fue objeto por parte de las autoridades saudíes justo antes de huir a Alemania por sus críticas a la familia gobernante, así como a los repetidos intentos de los responsables saudíes para atraerlo a las misiones diplomáticas del país en el extranjero.

El régimen de los Al Saud se ha visto desestabilizado por la muerte del periodista crítico Jamal Khashoggi, radicado en Estados Unidos, asesinado en octubre pasado en el consulado del país en Estambul (Turquía), “por orden del actual príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman”, según agencias de inteligencia occidentales.

Tras la llegada al poder del rey Salman bin Abdulaziz Al Saud, su hijo Muhamad acumuló tal poder que ha llegado a convertirse en gobernante de facto del país tras ser nombrado príncipe heredero, pese a las críticas de otros príncipes, que han aumentado en particular tras ser detenidos muchos miembros de la familia real en una “campaña anticorrupción” dirigida por el propio Bin Salman.

myd/mla/ask/rba

Comentarios