• Un dron de reconocimiento Heron 1, fabricado por la industria aeroespacial de Israel (IAI, por sus siglas en inglés), sobrevuela Afganistán.
Publicada: jueves, 13 de diciembre de 2018 14:52
Actualizada: jueves, 13 de diciembre de 2018 19:30

Fuerzas extranjeras desplegadas en Afganistán usan los aviones no tripulados israelíes en las operaciones de reconocimiento en el país asiático.

El Ministerio de Defensa de Alemania ha acordado con el régimen de Israel sobre el continuo uso de los grandes drones de espionaje Heron 1, fabricado por el régimen de Tel Aviv, en las operaciones que los militares germanos llevan a cabo en el territorio afgano hasta 2020.

El acuerdo fue revelado el miércoles por la revista estadounidense Military Embedded Systems y comprende la provisión de todos los activos y recursos humanos para respaldar las operaciones de Heron 1 tanto en Afganistán como en el país africano de Malí.

Un equipo de técnicos y especialistas ha sido establecido en la ciudad afgana de Mazar Sharif (norte), la capital de la provincia de Balj, para ofrecer ayudas logísticas y realizar vuelos de prueba, una medida que según afirma la revista, garantiza que los drones estén siempre disponibles.

 

Anteriormente, fueron publicados otros informes sobre el uso de los aviones no tripulados israelíes por las fuerzas alemanas en el norte de Afganistán. El año pasado, el diario israelí The Jerusalem Post confirmó el despliegue de un grupo de funcionarios de la industria aeroespacial del régimen de Israel (IAI, por sus siglas en inglés) en la zona con el fin de ofrecer servicios sobre el uso de este tipo de drones israelíes.

Heron 1, fabricado por la IAI, tiene 9 m de longitud y es capaz de volar hasta 30 horas y a una altura de 10 km —por lo que es muy apto para realizar operaciones muy largas— y de operar desde pistas sin pavimentar.

Ciertos analistas cuestionan el uso de Heron 1 israelí en Afganistán y advierten de la posibilidad del uso de este tipo de aeronaves teledirigidas en las operaciones de espionaje contra los países de la región.

El contrato entre Alemania e Israel fue pactado mientras Afganistán no reconoce al régimen de Tel Aviv y rechaza la presencia de las fuerzas israelíes en su territorio nacional, un hecho que se considera como violar la soberanía territorial de este país ya que no cuenta con el permiso del Gobierno afgano.

Desde 2001, Afganistán sufre una especie de invasión de EE.UU. y sus aliados: desplegaron sus fuerzas militares en dicho país so pretexto de derrocar al grupo Talibán, luchar contra los terroristas e intensificar la lucha antidroga, pero su presencia no ha hecho más que empeorar las condiciones ya de por sí malas de la nación asiática.

msm/ktg/ftn/hnb

Comentarios