• El portavoz del movimiento popular yemení Ansarolá, Muhamad Abdel Salam.
Publicada: martes, 4 de mayo de 2021 8:14
Actualizada: martes, 4 de mayo de 2021 10:58

El movimiento popular yemení Ansarolá enfatiza que cualquier esfuerzo de las Naciones Unidas para poner fin a la guerra debe satisfacer los intereses de Yemen.

“Cualquier nueva actividad del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) solo puede aprobarse cuando responda primero a los intereses de Yemen”, enfatizó el lunes el portavoz de Ansarolá, Muhamad Abdel Salam.

En un mensaje publicado en la red social Twitter, el vocero yemení también criticó a quienes hablan de una batalla parcial en Yemen sin prestar atención alguna al asedio impuesto contra el país árabe; eso no ayuda a lograr la paz, sino que prolonga el conflicto yemení, agregó.

En este mismo contexto, Abdel Salam puso énfasis en que el pueblo yemení no está interesado en respetar a quienes no respetan su derecho a la seguridad, la paz y la soberanía.

Sus palabras llegan como un comentario sobre las afirmaciones de EE.UU. que se limita a la batalla de Marib, en el centro-oeste de Yemen, mientras ignora el bloqueo y el sufrimiento humano en el país más pobre del mundo árabe, tal y como explica el canal estatal yemení Al-Masirah.

 

En abril, la embajadora de EE.UU. ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Linda Thomas-Greenfield, en una reunión del CSNU sobre Yemen acusó a Ansarolá —que forma parte del Gobierno de Salvación Nacional de Yemen— de la situación que vive el país, afirmando que las acciones de este movimiento en Marib no muestran que esté buscando un fin al conflicto.

Washington, uno de los principales socios de Arabia Saudí en la guerra contra Yemen, solo insiste en detener el conflicto en Marib, donde en los últimos meses se ha convertido en el escenario de feroces choques entre el Ejército yemení y los mercenarios al servicio de la llamada coalición de la monarquía de los Al Saud.

Las fuerzas yemeníes están logrando avances importantes en dicha provincia. De hecho, una victoria del Ejército y los comités populares de Yemen en Marib supondría un duro golpe para Riad y sus mercenarios, que están experimentando múltiples reveses en todos los frentes.

Además, eso se produce después de que la cadena libanesa de televisión Al-Mayadeen revelara la misma jornada del lunes movimientos internacionales y regionales para poner fin a la crisis yemení, y un consenso para abandonar la Resolución 2216 sobre Yemen.

Según la fuente libanesa, estos esfuerzos tienen como objetivo encontrar una alternativa para dicha resolución, algo que prácticamente allanará el terreno para pasar la página del expresidente fugitivo yemení Abdu Rabu Mansur Hadi.

ftn/fmk/tqi