• Un vehículo de los separatistas apoyados por los EAU, en la ciudad de Adén, en el sur de Yemen, 26 de abril de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 27 de abril de 2020 17:47

Arabia Saudí ha rechazado la declaración de autonomía anunciada por parte de los separatistas proemiratíes en el sur de Yemen y advierte de las secuelas.

Los milicianos del llamado Consejo de Transición del Sur (STC, por sus siglas en inglés), dirigido por los Emiratos Árabes Unidos (EAU), declararon el sábado un autogobierno en varias aéreas de la mitad meridional de Yemen, entre ellas la ciudad de Adén, rompiendo nuevamente las filas del régimen saudí.

La llamada coalición liderada por Arabia Saudí, en una declaración publicada este lunes por la agencia oficial SPA, ha llamado a los separatistas a “restaurar las condiciones” en esta región y a poner fin de forma “inmediata a cualquier medida de escalada” que contradice a un acuerdo sobre el reparto de poder, firmado en noviembre de 2019, en el sur de Yemen.

Manifestando su preocupación por la creciente brecha entre los miembros de la citada coalición, Riad también ha abogado “por volver a unir fuerzas” y prometió adoptar medidas “prácticas y sistemáticas” para implementar el acuerdo.

Los milicianos proemiratíes acusaron anteriormente a las tropas aliadas del fugitivo expresidente yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, estrecho aliado del régimen saudí, de corrupción y mala gestión.

El STC, que comprende cinco provincias sureñas de Yemen, fue creado en 2017 como resultado de las rivalidades entre los saudíes y los emiratíes.

 

¿Dónde se origina la fisura en la coalición saudí?

La grieta en las relaciones de Arabia Saudí y los EAU era un “secreto a voces”, y se confirmó a principios de agosto de 2019, después de que los separatistas apoyados por Abu Dabi se apropiaran de todos los campamentos militares pertenecientes a los leales a Mansur Hadi en Adén, en el sur de Yemen.

Más tarde, los aliados de los EAU se hicieron con el control del palacio presidencial de Hadi y nuevas posiciones en otras provincias del sur de Yemen, dejando a su paso decenas de muertos y heridos entre las fuerzas prosaudíes. 

Como resultado de las presiones provenientes del exterior, ambos lados se vieron obligadas a pactar el 5 de noviembre de 2019 un acuerdo para poner fin a la lucha de poder en el sur del país y formar un llamado gobierno con un reparto igualitario de ministerios entre ambas facciones.

Las dos partes persiguen diferentes agendas para el futuro de Yemen: los separatistas quieren la independencia del sur de Yemen, mientras que los combatientes prosaudíes buscan restaurar en el poder a Hadi, aunque ambos bandos se unieron en un principio en los ataques contra el movimiento popular yemení Ansarolá, que está defendiendo el país frente a la agresión saudí.

Los nuevos conflictos en el sur de Yemen ponen de relieve, sin embargo, la existencia de una clara brecha entre los principales miembros de la llamada coalición que lidera Arabia Saudí, especialmente después de que EAU decidiera reducir su presencia militar en algunas zonas de Yemen.

myd/rha/rba/mjs