• Jaque mate: ¿Cómo Yemen alcanzó el corazón del crudo saudí?
Publicada: domingo, 23 de febrero de 2020 12:07

Yemen volvió a atacar el viernes las instalaciones de la estatal petrolera saudí Aramco, considerada el corazón del crudo del reino árabe.

La certera acción, denominada “Tercera Operación de Disuasión”, alcanzó también otros blancos sensibles cerca de la ciudad de Yanbu, en el oeste de Arabia Saudí, informó la misma jornada el portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, el teniente general Yahya Sari.

En la ofensiva, el Ejército yemení recurrió a su poder misilístico y a aviones no tripulados (drones), de fabricación propia, además de emplear por primera vez el misil de largo alcance Zolfaqar.

El 14 de septiembre de 2019, el Ejército yemení, respaldado por el movimiento popular Ansarolá, atacó con 10 drones dos instalaciones petrolíferas de Aramco y provocó la suspensión del 50 % de la producción del mayor suministrador de petróleo del mundo.

 

Y ahora, casi cinco meses después, una nueva maniobra contra la misma empresa, que controla el pulso económico del reino árabe, obviamente conlleva un mensaje.

¿Cuál es el mensaje del certero ataque?

La operación se llevó a cabo tras advertencias lanzadas por los yemeníes, que pedían el cese de las continuas incursiones saudíes, iniciadas en marzo de 2015, y que han causado la crisis humanitaria más grave de la historia moderna en el país más pobre del mundo árabe.

De hecho, los bombardeos saudíes nunca han cesado contra Yemen desde el inicio de la invasión. Los mismos tienen por meta restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi.

Con esta acción, los yemeníes quieren demostrar que son capaces de sorprender a Arabia Saudí y sus aliados, asestándoles duros golpes y acertando en cualquier punto que se propongan.

 

Además, el asalto ha sido lanzado justo cuando el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, se encuentra de visita oficial en Arabia Saudí y habla de nuevos apoyos estadounidenses para reforzar el poder militar del régimen de los Al Saud.  

Más de 140 000 yemeníes muertos y heridos es el saldo de una guerra que, en unos días, cumple cinco años, pero la comunidad internacional no muestra el más mínimo interés por hallar una vía que conduzca a su fin.

Varios informes denuncian que la llamada coalición liderada por Arabia Saudí usa armas mortales, de fabricación estadounidense, británica y francesa, en su ofensiva contra la población civil de Yemen.

No obstante, la verdad es que la ecuación del conflicto ha cambiado en Yemen, y Riad se verá, tarde o temprano, obligado a buscar una vía diplomática para solucionar la crisis.  

mrg/anz/hnb