• Una delegación del movimiento yemení Ansarolá se prepara para emprender viaje rumbo a Suecia en el aeropuerto de Saná, 4 de diciembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 4 de diciembre de 2018 18:49
Actualizada: martes, 4 de diciembre de 2018 20:49

Una delegación de Ansarolá parte hacia Suecia para las conversaciones de paz sobre Yemen, en el marco de intentos para frenar agresión saudí a su país.

El avión, con bandera kuwaití y con la delegación del movimiento popular yemení Ansarolá a bordo junto al enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Yemen, Martin Griffiths, ha despegado este martes del aeropuerto de Saná, capital yemení, rumbo a Suecia, para reunirse el miércoles con la representación liderada por el huido expresidente yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi.

Es la primera vez, desde 2016, cuando tuvieron lugar las últimas y fracasadas consultas en Kuwait, que miembros de este movimiento salen de Yemen para participar en unos diálogos de paz.

El líder del comité de las negociaciones de Ansarolá, Muhamad Abdelsalam, ha asegurado esta misma jornada que no escatimarán “esfuerzos para que las consultas tengan éxito, traigan la paz, y acaben con la guerra agresiva y con el asedio”, como informa el canal Al Masirah.

Este desplazamiento de la delegación de Ansarolá viene precedido por dos pactos de confianza con el gobierno de Mansur Hadi, a saber: la evacuación a Omán de 50 de sus combatientes heridos para recibir tratamiento médico y un acuerdo de intercambio de centenares de prisioneros de guerra.

El Ministerio sueco de Exteriores aún no ha anunciado dónde se celebrarán las conversaciones, que se centrarán en la reapertura del aeropuerto de Saná y en garantizar un intercambio de prisioneros y un alto el fuego en la ciudad portuaria de Al-Hudayda, en el oeste de Yemen, principal punto de entrada al país de ayuda humanitaria e importaciones comerciales, que está bloqueado por la agresión saudí.

Las pasadas conversaciones convocadas en Ginebra (Suiza), en septiembre, fracasaron después de tres días de su inicio porque la delegación de Ansarolá se negó a viajar debido a una falta de garantías, dado que, tras el final de la última ronda en Kuwait, quedó retenida durante tres meses en Omán a causa del bloqueo aéreo que ejerce Arabia Saudí sobre el territorio yemení.

Desde entonces, el movimiento Ansarolá había pedido, entre otros puntos, que la ONU les asegurase las suficientes garantías para que no se dé la misma situación, motivo por el cual el enviado de las Naciones Unidas ha decidido acompañar a la delegación a Suecia.

A pesar de que Ansarolá ha anunciado el cese de sus ataques con misiles y drones (aeronaves no tripuladas) para dar una oportunidad a las conversaciones de paz, Arabia Saudí se ha negado a detener sus operaciones militares en la provincia de Al-Hudayda.

tmv/anz/mkh/alg

Comentarios