• Avión con asistencia humanitaria aterriza capital de Yemen, Saná, controlada por el Ejército y los combatientes de Ansarolá.
Publicada: sábado, 13 de febrero de 2016 3:33

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) rechazó una petición de Arabia Saudí para que su personal humanitario en Yemen abandone las áreas controladas por el movimiento popular Ansarolá.

La misión del CICR "a menudo requiere cruzar las primeras líneas" y garantizar el acceso a las zonas de combate, dijo el viernes a AFP Rima Kamal, portavoz de la entidad internacional humanitaria en Saná, capital yemení.

No tenemos planes de modificar esa (misión), por el momento, y seguimos comprometidos a operar en todas las regiones y a hacer todo lo posible para llegar a los civiles afectados", dijo Rima Kamal, portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja.

La funcionaria aseguró que los equipos de la Cruz Roja pasarán por todas las regiones en Yemen para proporcionar asistencia humanitaria “a todos los necesitados”. "No tenemos planes de modificar esa (misión), por el momento, y seguimos comprometidos a operar en todas las regiones y a hacer todo lo posible para llegar a los civiles afectados", agregó Kamal.

Con estas declaraciones Kamal respondió a una petición hecha el jueves por Arabia Saudí para que el personal de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y los demás grupos humanitarios en Yemen no se acerquen a las áreas controladas por Ansarolá, que lucha junto al Ejército yemení contra la agresión liderada por Riad en el empobrecido territorio yemení.

La ONU a su vez, rechazó la solicitud saudí y exigió a la monarquía árabe que cumpla con sus obligaciones para permitir el acceso humanitario en Yemen, donde más de 10 meses de bombardeos aéreos liderados por Riad han destrozado la mayor parte del país, sobre todo las infraestructuras y las zonas residenciales.

El subsecretario general de Asuntos Humanitarios de la ONU, Stephen O'Brien, se dirigió al embajador saudí ante la ONU, Abdalá al-Moalimi, diciendo que las organizaciones humanitarias están cumpliendo con su misión de "salvar vidas de acuerdo con los principios reconocidos internacionalmente y continuarán haciéndolo".

El 26 de marzo, Arabia Saudí comenzó una ofensiva aérea contra Yemen sin el aval de la ONU, pero con luz verde de EE.UU., en un intento por restaurar en el poder al fugitivo expresidente Abdu Rabu Mansur Hadi, un fiel aliado de Riad.

Las incursiones aéreas del régimen de los Al Saud en territorio yemení, que han recibido duras críticas tanto a nivel regional como internacional, han dejado ya más de 32.000 víctimas, entre muertos y heridos, en su mayoría civiles, según las últimas estadísticas de las Naciones Unidas.

El mes pasado, el Parlamento Europeo (PE) expresó su gran preocupación por el deterioro de la situación humanitaria y la destrucción de las infraestructuras yemeníes a raíz de los ataques aéreos de Arabia Saudí y sus aliados. El bloque regional resaltó que más del 80 % de la población necesita urgente ayuda humanitaria como consecuencia de la deficiencia de alimentos, agua potable y una básica atención médica.

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) advirtió de que más de la mitad de los habitantes de Yemen­, 14 millones 400 mil personas, enfrentan inseguridad alimentaria.          

ftm/ncl/rba

Comentarios