• El canciller venezolano, Jorge Arreaza, ofrece una rueda de prensa en la Cancillería en Caracas, el 28 de septiembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 30 de septiembre de 2020 0:53

Caracas rechaza el pedido de Colombia de una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA para tratar el tema de los derechos humanos en Venezuela.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, ha manifestado este martes el rechazo de su país a la petición de su homóloga de Colombia, Claudia Blum, de una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) para analizar el informe elaborado por la llamada “Misión Independiente de las Naciones Unidas sobre Venezuela”.

Señora canciller: le informo que Venezuela no es miembro de la OEA”, ha escrito el jefe de la Diplomacia bolivariana en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter. También conmina a su homóloga colombiana a debatir cómo su gobierno “destruyó los acuerdos de paz” con las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En su escrito, Arreaza denuncia que en Colombia han sucedido 64 masacres contra civiles en lo que va del 2020, han proliferado diversos grupos de narcopolíticos y criminales y, además, se vienen registrando una serie de violaciones brutales de los Derechos Humanos contra los ciudadanos que desde hace semanas salen a protestar en las calles de ese país sudamericano.

La reacción del máximo representante de la política exterior venezolana se produce después de que Blum informara de que su país impulsó la solicitud elevada al presidente del Consejo Permanente de la OEA ante los “graves hallazgos de la Misión de la ONU, que informa sobre hechos que constituirían crímenes de lesa humanidad”.

La llamada Misión Internacional Independiente para Venezuela presentó el pasado 16 de septiembre un informe en el que acusa al Gobierno de Nicolás Maduro y a los cuerpos de seguridad del Estado de cometer violaciones sistemáticas de los derechos humanos desde el año 2014.

El Ejecutivo de Caracas, por su parte, ha deplorado este informe que, según el Palacio de Miraflores, ha sido elaborado por el llamado Grupo de Lima a instancias de EE.UU., y es parte de su hostilidad hacia el pueblo venezolano por su férrea voluntad de no arrodillarse ante los planes imperiales de Washington.

krd/nii/