• El líder golpista venezolano, Juan Guaidó, a su llegada al aeropuerto de Caracas en un vuelo de la portuguesa TAP. (Foto: Twitter)
Publicada: sábado, 15 de febrero de 2020 6:34
Actualizada: sábado, 15 de febrero de 2020 7:11

Venezuela condena violaciones de seguridad aeronáutica cometidas por aerolínea TAP de Portugal en vuelo de Guaidó y pide una investigación “rigurosa”.

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, publicó el viernes en un tuit, un comunicado en el que el Gobierno venezolano condenó la violación a la seguridad aeronáutica ejecutada por la aerolínea Transportes Aéreos Portugueses (TAP) de Portugal en el vuelo TP173 realizado el 12 de febrero, en el que el líder golpista venezolano, Juan Guaidó abordó el avión con documentación falsa para regresar a Venezuela.

De acuerdo con el comunicado, Venezuela también exigió a las autoridades portuguesas la explicación que corresponde y el inicio de una “rigurosa investigación”.

Además, las autoridades venezolanas identificaron que otro pasajero, familiar y acompañante de Guaidó, en una grave violación de las normas de seguridad aeronáutica, transportó materiales prohibidos y sustancias de naturaleza explosiva.

Venezuela cree que los hechos solo pudieron desarrollarse con la anuencia de los organismos de seguridad de la nación europea y pidió a las autoridades portuguesas las explicaciones correspondientes y la apertura de una rigurosa investigación.

El 12 de febrero, Guaidó regresó a Caracas tras su gira internacional contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro y fue recibido en el aeropuerto al grito de “Guaidó, fascista”.

Días antes de su regreso a Venezuela EE.UU. advirtió a Maduro de secuelas en caso de que el opositor Juan Guaidó no regresara de manera segura a Venezuela tras su visita a Washington. El viernes, el presidente venezolano, aseguró que el líder golpista sería detenido cuando el Ministerio Público emita una orden de aprehensión.

Guaidó se autoproclamó en enero de 2019 “presidente encargado” de Venezuela y de inmediato fue reconocido por Washington, que empezó a endurecer su campaña de presión contra el Gobierno de Maduro para deponerlo, y ahora, incluso amenaza a la nación sudamericana con una intervención militar.

Guaidó inició a mediados del pasado enero una gira que lo llevó a Colombia, Europa, Canadá y Estados Unidos en busca de apoyos para su ofensiva contra el Gobierno legítimo de Venezuela. El líder golpista mantuvo reuniones con altos representantes estadounidenses, entre ellos, el secretario de Estado, Mike Pompeo, y la presidenta de Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi.

mag/ktg/hnb