• El presidente venezolano, Nicolás Maduro (dcha.), y su homólogo nicaragüense, Daniel Ortega.
Publicada: jueves, 13 de diciembre de 2018 3:19
Actualizada: viernes, 14 de diciembre de 2018 8:54

Venezuela rechaza las sanciones y la actitud “injerencista” de Estados Unidos contra Nicaragua con la Ley Nica Act, aprobada por el Congreso estadounidense.

“El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, en nombre del pueblo venezolano, rechaza categóricamente (…) la ley de Condicionalidad de la Inversión Nicaragüense, conocida como NICA Act (acrónico en inglés de Nicaraguan Investment Conditionality Act), suscrita el martes 11 de diciembre, por decisión bipartidista del Congreso de EE.UU.”, indicó el miércoles la Cancillería venezolana en un comunicado.

El Gobierno venezolano tildó el proyecto del país norteamericano de ser un “nefasto instrumento injerencista” que “pretende coaccionar y condicionar el financiamiento internacional”, además de añadir que se trata de una “soez maniobra para desequilibrar la economía y afectar la inversión social y productiva”.

El Congreso de EE.UU., que ahora está esperando la ratificación del presidente estadounidense, Donald Trump, aprobó el martes la Ley Nica Act. Con esta normativa, EE.UU. condicionará los préstamos de instituciones financieras multilaterales al Gobierno de Nicaragua, y establecerá una serie de sanciones y bloqueos a su economía.

EE.UU., que es el principal destino de las exportaciones de Nicaragua, es la fuente de sus remesas, que alcanzan hasta un 6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, en nombre del pueblo venezolano, rechaza categóricamente (…) la ley de Condicionalidad de la Inversión Nicaragüense, conocida como NICA Act (acrónico en inglés de Nicaraguan Investment Conditionality Act), suscrita el martes 11 de diciembre, por decisión bipartidista del Congreso de Estados Unidos”, indica la Cancillería venezolana.

La Ley Nica Act ha sido rechazada en reiteradas ocasiones por las autoridades de Nicaragua, que la consideran una injerencia en la política interna del país y una agresión desestabilizadora desde el punto de vista económico.

En el marco de las tensiones entre Nicaragua y EE.UU., el Departamento estadounidense del Tesoro sancionó, en noviembre, a dos de los más estrechos colaboradores del Gobierno de Nicaragua, a saber: a la vicepresidenta y primera dama, Rosario María Murillo de Ortega, y al asesor de Seguridad Nacional, Néstor Moncada Lau.

El mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, le ha exigido varias veces a Trump que deje de influir en las decisiones de Nicaragua, además de acusar a EE.UU. de estar detrás de las manifestaciones de la oposición nicaragüense, que dieron comienzo en el mes de abril para exigir un cambio de gobierno.

nlr/anz/fmk/rba

Comentarios