• Combatientes del batallón radical ucraniano Azov durante un ejercicio militar en la ciudad portuaria de Mariúpol (sureste de Ucrania).
Publicada: jueves, 12 de julio de 2018 2:01

Varios activistas pro derechos humanos solicitan el fin de las exportaciones de armas por parte del régimen de Tel Aviv a Ucrania, ya que acabarán en manos de grupos neonazis.

“Un grupo de más de 40 activistas de derechos humanos presentó una solicitud ante el tribunal supremo exigiendo poner fin a las exportaciones de armas israelíes a Ucrania. Sostienen que dichas armas son utilizadas por fuerzas que promueven la ideología neonazi”, informó el lunes el diario israelí Haaretz.

Los activistas presentaron pruebas incluidos enlaces a los recursos de internet del batallón radical ucraniano Azov, donde sus combatientes aparecen en unos vídeos con fusiles de asalto Tavor que se fabrican en Ucrania bajo la licencia israelí.

“El estatus oficial de Azov en las fuerzas armadas ucranianas significa que no se puede verificar que las armas y el entrenamiento israelíes no estén siendo utilizados por neonazis”, dijo el abogado israelí Eitay Mack.

Un grupo de más de 40 activistas de derechos humanos presentó una solicitud ante el tribunal supremo de justicia exigiendo poner fin a las exportaciones de armas israelíes a Ucrania. Sostienen que dichas armas se utilizan por las fuerzas que promueven la ideología neonazi”, informa el diario israelí Haaretz.

Desde 2015, los paramilitares de Azov han formado parte de las fuerzas de seguridad regulares en Ucrania, una parte de la Guardia Nacional del país dependiente del Ministerio del Interior.

Los activistas, del mismo modo, denunciaron que varios exmilitares de las fuerzas de guerra israelíes hayan estado trabajando en una escuela militar en la ciudad ucraniana de Dnipropetrovsk.

Anteriormente el presidente de Rusia, Vladimir Putin, había advertido a Israel de no vender armas a Ucrania. En 2016, el jefe de la Fuerza Aérea de Ucrania se reunió con una compañía militar israelí para discutir la mejora de los sistemas ucranianos de combate. Como una muestra más de la evidencia de esa cooperación mutua, la compañía ucraniana Fort fue admitida para producir rifles israelíes Tavor, Negev y Galil.

En la misma línea, Arsén Avakov, ministro del Interior de Ucrania —quien dirige Azov— se reunió en 2017 con su par israelí, Aryeh Deri, para hablar de “cooperaciones fructíferas”.

tqi/lvs/ftn/rba