Publicada: sábado, 29 de noviembre de 2014 6:30
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 9:24

Ante la gran escalada de protestas antigubernamentales en Haití, el presidente del país caribeño, Michel Martelly, informó, la noche del viernes, de la creación de una comisión especial destinada a buscar una solución para la crisis política que atraviesa la nación. “He creado una comisión de consultas con personalidades con credibilidad y honestas para hacer recomendaciones al presidente, que debe tomar la mejor decisión para desbloquear la crisis”, declaró el mandatario haitiano en un discurso retransmitido por la televisión nacional de Haití (TNH). Tras reconocer que el país está dividido y los problemas son numerosos y complicados, Martelly explicó que la agenda de esa comisión incluye actuar conforme a las circunstancias en las que vive la nación y encontrar una salida para superar el problema. En este sentido, detalló que la comisión está compuesta por un obispo de la Iglesia católica, un pastor, un obispo anglicano, dos exsenadores, un abogado, un historiador, un sindicalista y un líder campesino, entre otros. La comisión, agregó el jefe del Gobierno haitiano, tendrá un plazo de ocho días para plantear propuestas a la presidencia y coadyuvar a lograr una salida a la crisis política que vive el país. En las últimas semanas, Haití ha estado sumido en un ambiente de tensiones políticas y frecuentes manifestaciones que reclaman la dimisión de Martelly y su equipo de Gobierno, así como la celebración de unas elecciones libres y democráticas, y la liberación de presos políticos. Como sigue ‘sine die’ la celebración de elecciones, y ante el escepticismo de algunos expertos que dan por seguro que un gobierno de Martelly por decreto no hará avanzar la “completamente estancada” situación política del país más pobre de América, hay una gran incertidumbre sobre el futuro político de Haití. Las diferencias entre el Ejecutivo y el Legislativo haitiano han aplazado durante años el proceso democrático, la última vez el pasado 26 de octubre, fecha en la que no pudieron celebrase las elecciones al Parlamento y municipales, según sostiene el Gobierno, porque la Ley Electoral se encuentra “bloqueada” en el Senado. Desde 2011, las elecciones senatoriales del país han sido retrasadas, de manera que con la expiración de los mandatos de un tercio de los senadores en mayo de 2012, el Senado ha quedado con solo dos tercios de sus miembros. A ello se suma que el 12 de enero de 2015 vencerá la legislatura de un segundo tercio de los senadores y de la Cámara de Diputados. Asimismo, las elecciones locales y municipales del país caribeño han sido retrasadas desde 2010. A partir del 13 de enero de 2015, Martelly estaría facultado para convocar, en los tres meses siguientes, las elecciones al Parlamento y municipales. tas/anz