• El secretario general de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, en una rueda de prensa en Adís Abeba, capital de Etiopía, 8 de febrero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 19 de julio de 2020 1:44

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) dice que la pandemia del nuevo coronavirus “ha puesta de rodillas” al mundo y ha sacado a luz muchas injusticias.

El secretario general de ONU, Antonio Guterres, en un emotivo discurso pronunciado este sábado en las oficinas centrales del organismo, en Washington (EE.UU.), ha manifestado que la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, “ha demostrado la fragilidad de nuestro mundo, ha dejado al descubierto riesgos que hemos ignorado durante décadas…” y ha lamentado que la humanidad “ha sido puesta de rodillas por un microscópico virus”.

Ha puntualizado también que, como consecuencias de esta crisis sanitaria, el mundo se enfrenta a “la recesión mundial más profunda desde la Segunda Guerra Mundial, y al colapso más amplio de los ingresos desde 1870”, por lo que millones de personas caerán en la pobreza absoluta, “podríamos ver hambrunas de proporciones históricas”, ha alertado el jefe de Naciones Unidas.

Guterres ha expresado asimismo su profunda decepción por las discriminaciones existentes en el mundo, y señalado que la COVID-19 mostró las mentiras, como la ilusión de que vivimos en un mundo postracista o el mito de que todos estamos en el mismo barco. En realidad, esta enfermedad mortal ha golpeado a “los más vulnerables”.

 

Guterres, al abordar el tema de desigualdad mundial, ha criticado que, además de la diferencia del nivel de acceso a los recursos, “la suerte de las personas en la vida depende de su sexo, de sus orígenes familiares y étnicos” y ha pedido a los países que construyan un mundo más “igualitario y más sostenible”.

La pandemia de la COVID-19 sigue dejando victimas a nivel mundial.  Según las últimas cifras proporcionadas en el portal de estadísticas globales Worldometer, hasta el momento más de 14 millones de personas han dado positivo a esta enfermedad mortal en el mundo, la mayoría en Estados Unidos, como el país más golpeado, con 63259 muertos.

shz/ncl/mjs