• El jefe del Estado Mayor del Ejército de Siria, el general Ali Abdolá Ayub, pasa revista a los soldados sirios y combatientes de Hezbolá en la región de Al-Qalamun (situada en la frontera sirio-libanesa).
Publicada: domingo, 27 de septiembre de 2015 15:58
Actualizada: lunes, 28 de septiembre de 2015 16:46

El diario kuwaití Alraimedia alega que Irán, Rusia y el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) han creado recientemente una sala de operaciones en Siria para combatir a los terroristas.

La fuente ha detallado este domingo que las fuerzas de cada miembro de esta alianza triangular se han encargado de vigilar ciertas zonas en Siria para frenar los avances de grupos terroristas como EIIL (Daesh, en árabe) y Frente Al-Nusra.

Tal y como asegura Alraimedia, las tropas rusas serán desplegadas en las provincias de Latakia y Hama, en el oeste de Siria, y en algunas parte de Alepo (noroeste), mientras los cazas rusos llevarán a cabo operaciones en Idlib (noroeste).

La misión de Irán sería hacer frente a los terroristas en la frontera extendida desde Damasco (capital) hasta Daraa (suroeste), así como la provincia de Quneitra (suroeste) y los altos de Golán.

Por su parte, los combatientes de Hezbolá, que contarán con 75 tanques rusos T-77 y T-55, tomarán parte en la lucha contra Daesh y Frente Al-Nusra.

Según el rotativo árabe, la intervención militar directa de Rusia en Siria es el resultado de la decisión de Turquía de entregar armas al Frente Al-Nusra para ayudarle a que se infiltrare en Idlib, hecho que puso en peligro los intereses de Moscú en Siria.

Alraimedia sostiene que las recientes declaraciones del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en las que cambió el tono y consideró posible que el proceso de transición en Siria incluya al presidente sirio, Bashar al-Asad, es una muestra de que Ankara busca pedir disculpas al Kremlin.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

 

Por otro lado, el Gobierno iraquí ha confirmado este domingo que ha ratificado su acuerdo con la creación de un comité de coordinación, junto a Rusia, Irán y Siria, en Bagdad para luchar contra Daesh.

Desde el inicio de la crisis siria, varios países occidentales y regionales han sido los principales patrocinadores de los grupos armados que operan en el país árabe y han insistido en la salida del poder del presidente Al-Asad, cuyo Gobierno prioriza la lucha antiterrorista para defender a la nación siria.

La violencia en Siria ha causado la muerte de más de 240.000 personas, además de dejar más de 11 millones de desplazados.

kaa/ktg/mrk

Comentarios