• Vista general del edifico del Ministerio de Asuntos Exteriores de Siria en Damasco, la capital.
Publicada: miércoles, 16 de septiembre de 2020 17:20
Actualizada: miércoles, 16 de septiembre de 2020 18:19

Siria ha denunciado que los gobernantes estadounidenses implementan “la misma táctica” de las bandas criminales y terroristas para eliminar a sus rivales.

En un comunicado, emitido este miércoles, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Siria ha repudiado las recientes declaraciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, quien reveló sus planes para asesinar a su homólogo sirio, Bashar al-Asad.

Las declaraciones del jefe de la Administración estadounidense muestran claramente el nivel bajo del pensamiento y el imprudente comportamiento político del mandatario. Además, refleja un régimen de bandidos que recurre a todos los crimines para alcanzar sus objetivos”, reza el comunicado, recogido por la agencia oficial de noticias siria, SANA.

La Cartera siria, además, ha hecho hincapié en que los comentarios del inquilino de la Casa Blanca confirman que su Gobierno “desviado” persigue “las mismas tácticas de asesinato y liquidación de las organizaciones terroristas para lograr sus intereses en la región”, sin tener en cuenta ninguna norma legal, humanitaria o ética.

En una entrevista concedida el martes a la cadena estadounidense Fox News, Trump confesó que quiso matar al mandatario sirio en 2017 en un ataque al país árabe, pero que su entonces secretario de Defensa, Jim Mattis, le disuadió. Además, dijo que no lamentaba haber considerado matar a Al-Asad y que, de haberlo hecho, “podría haber vivido con ello”.

Las declaraciones del republicano apoyan los informes publicados en 2018 en el libro titulado “Fear: Trump in the White House” (Miedo: Trump en la Casa Blanca) —del periodista Bob Woodward del diario The Washington Post— que el presidente negó en aquel momento.

 

Desde 2014, EE.UU. y sus aliados se instalaron en Siria so pretexto de combatir al grupo terrorista Daesh, pero, sin contar con la debida autorización de Damasco. Desde entonces, en lugar de combatir el terrorismo, se han dedicado a apoyar, de diversas formas, a las bandas extremistas presentes en el país árabe para que estas ataquen las posiciones de las fuerzas sirias y poder deponer al Gobierno sirio.

Damasco ha denunciado en reiteradas ocasiones la presencia militar ilegal de Washington en Siria, repudiando que EE.UU. mantenga a sus uniformados en las zonas orientales con el objetivo de saquear los recursos petroleros sirios.

A su vez, el presidente de Siria ha asegurado que, en cuanto se hagan con el control de los últimos feudos de los grupos terroristas, especialmente en la provincia noroccidental de Idlib, el Ejército sirio expulsará a las fuerzas invasoras de EE.UU.

myd/lvs/rba/hnb