• Sede de la Cancillería siria en Damasco, la capital.
Publicada: jueves, 9 de abril de 2020 14:42
Actualizada: jueves, 9 de abril de 2020 17:08

El Gobierno sirio condena informe “engañoso” de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que lo acusa del uso de armas químicas en 2017.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Siria ha denunciado este jueves que el informe de la OPAQ sobre el uso de sustancias tóxicas en la ciudad de Al-Latamna, en la provincia de Hama, es “engañoso” e incluye conclusiones falsas destinadas a tergiversar la realidad y acusar al Gobierno sirio, presidido por Bashar al-Asad.

La Cartera siria responde así al Equipo de Investigación e Identificación (IIT) de la OPAQ, que responsabilizó el miércoles a las fuerzas del Ejército sirio del uso de gas sarín o cloro “en al menos tres ataques” en la ciudad de Hama, capital de la provincia homónima, en 2017.

“El informe se basó en fuentes fabricadas por los terroristas del Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham) y el grupo terrorista llamado ‘cascos blancos’, en la implementación de las instrucciones de sus operadores en Estados Unidos, Turquía y algunos países occidentales”, ha enfatizado la Cancillería siria en un comunicado citado por la agencia estatal siria de noticias SANA.

 

La nota reza que Damasco rechaza y condena en los términos más enérgicos el contenido del informe “ilegítimo”, y al mismo tiempo niega categóricamente que haya usado gases tóxicos en la ciudad de Al-Latamna y en cualquier otra localidad.

Las conclusiones de este informe representan otro escándalo para la OPAQ y sus equipos de investigación, añade el texto para luego enfatizar que todas estas acusaciones falsas no pueden frenar la lucha de Siria contra el flagelo del terrorismo en el marco de la legítima defensa de su soberanía e integridad territorial.

El Gobierno sirio ha negado en reiteradas ocasiones haber lanzado ataques químicos contra su pueblo, y acusa a los países occidentales, bajo la tutela de Estados Unidos de escenificar estos ataques para tensar la situación y justificar sus intervenciones militares en Siria.

Bajo el pretexto de un ataque químico, EE.UU., el Reino Unido y Francia lanzaron el 14 de abril de 2018 una ofensiva militar a gran escala contra Siria, sin contar con la autorización del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) y antes de que terminaran las investigaciones de la OPAQ sobre los incidentes anteriormente expuestos.

ftn/rha/tmv/rba