• El presidente sirio, Bashar al-Asad, habla en una reunión del Comité Central del Partido Baas Árabe Socialista, 7 de octubre de 2018. (Foto: SANA).
Publicada: martes, 9 de octubre de 2018 2:24

La comunidad internacional ha cambiado de postura sobre la crisis siria y su prioridad ya no es la salida de Bashar al-Asad, dice un alto diplomático ruso.

El viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Vershinin, en una entrevista con la agencia rusa Sputnik publicada este lunes, enfatizó que ha quedado, evidentemente, atrás la narrativa de “Al-Asad debe irse”, declarada anteriormente en forma reiterada por muchos de los políticos del mundo.

Aludiendo el reciente 73.º periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), subrayó que, se puede decir, que nadie planteó la cuestión de la renuncia del presidente sirio en estas reuniones.

Vershinin destacó que en la actualidad existe un entendimiento de que Siria es miembro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y tiene derecho a elegir su camino. “La gente del país debe y determinará quién está a cargo de ellos”, aseveró.

En otro momento de sus declaraciones, sobre la posibilidad de diálogo entre Damasco y Washington, el viceministro ruso consideró que Moscú agradecería este acercamiento y lo considera beneficioso para el proceso de paz, sin embargo, adujo que solo sería posible si EE.UU. respeta la soberanía e integridad territorial de Siria.

 

Desde el comienzo del conflicto de Siria, EE.UU. y algunos de sus aliados occidentales se han esforzado mucho para derrocar el Gobierno de Al-Asad. Sin embargo, después de ocho años de resistencia de Damasco y sus aliados, países como Francia cambiaron de postura sobre la crisis siria y su prioridad ya no es la salida del mandatario del país árabe.

A principio de septiembre, el diario estadounidense Washington Post publicó fragmentos de un libro titulado “Fear: Trump in the White House” (Miedo: Trump en la Casa Blanca), en los cuales se revela que el presidente de EE.UU., Donald Trump, ordenó asesinar a Al-Asad, pero su secretario del Departamento de Defensa (Pentágono), James Mattis, ignoró la solicitud.

snz/ncl/fmd/hnb