• La gente sostiene carteles con la imagen de Alex Saab en una manifestación en Caracas, capital de Venezuela, para pedir su liberación, 17 de octubre de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 18 de octubre de 2021 23:12

Rusia tacha la extradición de Alex Saab a EE.UU. de una medida “mal pensada” que obstaculiza los esfuerzos de Venezuela por superar discrepancias internas.

“Más de una vez hemos llamado la atención sobre una especial responsabilidad que recae sobre las fuerzas exteriores por la formación de un clima de confianza durante el diálogo [intervenezolano] y hemos advertido sobre las consecuencias destructivas que podrían tener unos pasos bruscos y mal pensados”, ha señalado este lunes la portavoz de la Cancillería de Rusia, María Zajárova.

Tras expresar preocupación por la interrupción del diálogo en México entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana —como consecuencia de la extradición de Saab—, la diplomática rusa llamó a hacer esfuerzos por contribuir a que se reanudaran las negociaciones.

Asimismo, lamentó el interés de ciertos países por “mantener a Venezuela en estado de conflicto latente y bajo sanciones rigurosas”.

 

Por su parte, el embajador de Rusia en Venezuela, Serguéi Melik-Bagdasárov, consideró como “secuestro” la extradición a EE.UU. de Alex Saab. “Nuestra enérgica y contundente protesta por el secuestro de Alex Saab, enviado especial del presidente de Venezuela Nicolás Maduro”, escribió la misma jornada en su cuenta de Twitter.

El sábado, medios informaron de la extradición de Saab, empresario de origen colombiano, a Estados Unidos desde Cabo Verde. Caracas responsabiliza a las autoridades de esos dos países por la vida y la integridad física del diplomático venezolano, y adelanta que se reserva el derecho a tomar acciones en consecuencia.

Mediante una carta —que fue leída el domingo por su esposa, Camila Fabri—, Saab se defendió y aseguró que no mentirá para favorecer a EE.UU. contra Venezuela que atraviesa un bloqueo inhumano.

Saab, acusado de ayudar al Gobierno de Venezuela a eludir las sanciones, fue arrestado en Cabo Verde en junio de 2020, y desde entonces Washington solicitaba su extradición por cargos de blanqueo de dinero.

No obstante, Caracas tachó esa detención de parte de la campaña de asedio orquestada por el país norteamericano contra Venezuela, con el fin de infligir más sufrimiento al pueblo y desestabilizar sus instituciones y orden interno.

tqi/hnb