• La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajarova.
Publicada: martes, 22 de junio de 2021 6:43

Rusia subraya que Estados Unidos promete a Ucrania ayuda financiera si piensa sacar ventaja, pero, en caso de que la situación cambia, cancela su oferta.

Es una “política totalmente inmoral”, la que aplica Estados Unidos con Ucrania, sentenció la portavoz del Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, María Zajárova, explicando que Washington, cuando le conviene, especula con brindar apoyo financiero a Kiev, pero puede dejar sin efecto su oferta, en caso de que ya no resulte ventajoso para los intereses del país norteamericano.

“Uno de los ejemplos” de esa política de Washington, señaló la vocera rusa, se puede observar en la decisión reciente de la Casa Blanca de cancelar la entrega de 100 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania.

“Este es un juego clásico de Estados Unidos con Ucrania. Maniobra y coquetea. Es un engaño constante hacia los ciudadanos ucranianos a lo largo de muchos años”, fustigó el lunes Zajárova en declaraciones al canal de televisión Russiya-1.

 

De acuerdo con un informe publicado el viernes en el diario Politico, el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos ordenó a los funcionarios que armaran un paquete de ayuda militar, incluidas armas letales, para Ucrania; sin embargo, terminaron suspendiendo la propuesta después de que Rusia anunció que retiraría tropas estacionadas cerca de Ucrania y en el período previo a la cumbre entre Biden y el presidente ruso, Vladimir Putin, el miércoles en Ginebra.

En una declaración posterior a la publicación al artículo de Politico, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, se mostró el viernes en desacuerdo con la caracterización de que se negaba ayuda a Ucrania y adujo que “la idea de que hemos retenido la asistencia de seguridad a Ucrania es una tontería. La semana pasada, en el período previo a la cumbre entre Estados Unidos y Rusia, proporcionamos un paquete de asistencia de seguridad de 150 millones de dólares, incluida la asistencia letal [a Ucrania]”.

Las relaciones entre Moscú y Kiev se deterioraron, cuando la península de Crimea se reincorporó a Rusia tras un referéndum en marzo de 2014. Más del 96 % de los crimeos votó a favor de la incorporación a la Federación Rusa.

Desde entonces, Rusia y el Occidente siguen sin poder superar las brechas que surgieron a raíz de esta coyuntura que condujo a Ucrania involucrarse en una campaña bélica contra los grupos soberanistas de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

En este contexto, las autoridades rusas acusan al Occidente, encabezado por EE.UU., de incitar a Kiev a iniciar un nuevo conflicto con los separatistas y desestabilizar las fronteras rusas.

ncl/fmk