• El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ofrece una rueda de prensa en Moscú, la capital, 19 de febrero de 2020.
Publicada: viernes, 18 de septiembre de 2020 16:04

Rusia critica la campaña de presión máxima de EE.UU. contra Irán y subraya que las sanciones contra el país persa “nunca han funcionado y no funcionarán”.

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en una entrevista concedida a la agencia local de noticias Sputnik, publicada este viernes ha cargado contra la actual Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, por “demonizar” a Irán, tratando de mostrarlo como “el principal problema de toda la región del Golfo Pérsico y de otras regiones del mundo”.

El máximo diplomático ruso ha criticado que la política exterior de Estados Unidos se basa en los esfuerzos para contener y castigar al país persa.

Toda la lógica actual de la política estadounidense se basa en el hecho de que Irán debe ser el centro de todos los esfuerzos de contención y de castigo, y que solo un cambio de régimen permitirá finalmente ‘respirar’ libremente a toda la región”, ha denunciado Lavrov.

 

Ha dejado claro que esta posición de la actual cúpula política en la Casa Blanca lleva a “un camino sin salida” y ha insistido en que las sanciones contra Irán “nunca han funcionado y no funcionarán” en el futuro.

Lavrov ha alabado a la República Islámica por estar dispuesta siempre “al diálogo”, pero ha aclarado que este diálogo “no puede basarse en ultimátums que periódicamente lanza la parte estadounidense”.

Estados Unidos mantiene una “presión máxima” sobre Irán desde que abandonó hace dos años un acuerdo internacional firmado con el país persa en 2015 sobre el programa nuclear iraní.

Desde entonces, Washington ha reanudado los embargos económicos que se habían levantado en virtud del pacto, prometiendo seguir con las presiones hasta lograr un acuerdo más intrusivo con Irán, que pueda detener el programa defensivo de misiles iraní y minimizar el papel regional del país persa.

Para lograr su objetivo y convencer a otros países a seguir sus pasos, la Administración Trump ha inventado mentiras y planteado acusaciones sin fundamentos para mostrar a Irán como una amenaza para la paz y la seguridad regionales.

Las autoridades iraníes rechazan los intentos de Washington de demonizar el país persa, dan por fracasada la campaña de ‘presión máxima’ estadounidense, a la que consideran un “terrorismo económico” por afectar al pueblo, pero aseguran que las presiones nunca podrán doblegar a la nación iraní.

ftm/lvs/mnz/mjs