• La portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, María Zajarova.
Publicada: viernes, 20 de marzo de 2020 0:41

Rusia afirma que el enojo de EE.UU. por el acuerdo de Moscú con Ankara sobre Idlib (noroeste de Siria) lleva a Washington a fomentar la “histeria antirrusa”.

La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajarova, dijo que “da la impresión de que la misma idea sobre la posible implementación del acuerdo ruso-turco respecto a una zona de distensión en Idlib causa tanta irritación de Washington que está listo a utilizar cualquier pretexto para incitar la histeria antirrusa y socavar la solución política en Siria”.

El 5 de marzo, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, sellaron un acuerdo de alto el fuego para poner fin a semanas de tensión en la provincia de Idlib y eliminar el riesgo a un choque directo entre las tropas turcas y las rusas, que combaten en bandos enfrentados en el país árabe.

En sus declaraciones a la prensa el jueves, la vocera hizo este comentario en relación a los recientes contactos entre políticos estadounidenses y los llamados ‘cascos blancos’ —que se hacen pasar por organización rescatista—. “Estos contactos suelen terminar con grandes problemas en la región en forma de ataques de falsa bandera”, alertó Zajarova.

En concreto, indicó que el 3 de marzo el enviado especial del secretario de Estado de EE.UU. para Siria y el representante permanente de Washington ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hablaron con representantes de los cascos blancos en la frontera sirio-turca y, el día 11 de este mes, el líder de dicha oenegé intervino desde una tribuna en el Senado estadounidense.

 

Además, el 17 de marzo el vice secretario de Estado de EE.UU., Stephen Biegun, recibió al líder de los cascos blancos, a pesar de las restricciones para los contactos con los extranjeros en medio del brote del coronavirus, según Zajarova.

Estos encuentros, de acuerdo con la diplomática rusa, se celebraron en el contexto de una nueva campaña de información antirrusa de Washington, y acusó a los cascos blancos manipular las información de Occidente dirigidas a distorsionar la situación real en Idlib, en la que destaca el avance de las tropas sirias ante la presencia terrorista.

En febrero, el director del servicio de Inteligencia Exterior de Rusia, Serguéi Narishkin, denunció que el Occidente ayuda a los cascos blancos en la difusión de información fabricada y acusaciones contra Siria y su Ejército. 

El Ejército sirio ha iniciado sus operaciones antiterroristas para recuperar las zonas noroccidentales del país, en particular está abocado a liberar Idlib, donde ya ha arrebatado a los terroristas del Frente Al-Nusra el control de varios pueblos y ciudades en esta gobernación.

Aunque la operación lanzada por el Ejército sirio en Idlib cesó a raíz del alto el fuego alcanzado entre Rusia y Turquía, las bandas terroristas todavía siguen violando el pacto atacando zonas civiles, razón por la cual Damasco está acumulando tropas para lanzar otra ofensiva para acabar definitivamente con la presencia de los terroristas en esta gobernación.

ncl/lvs/mjs