• El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, habla sobre el incidente naval del mar de Omán, Washington, 13 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 14 de junio de 2019 0:48

Rusia se mantiene al lado de Irán y advierte de las consecuencias de acusar a Teherán de estar detrás de los incendios navales del mar de Omán.

Los buques cisterna Front Altair y Kokuka Courageous, con pabellón de las Islas Marshall y de Panamá, respectivamente, se incendiaron ayer jueves a 25 millas del puerto iraní de Yask, en la provincia de Hormozgan (sur). 44 tripulantes de ambas embarcaciones fueron rescatados por la Armada iraní y trasladados sanos y salvos a Yask, en el sur de Irán, pese a lo cual EE.UU. intenta aprovechar lo ocurrido para demonizar a Teherán.

Estos intentos por convertir el incidente naval en una oportunidad para “aumentar la tensión con Irán” han sido rechazados por el viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Riabkov.

“Aprovecho la ocasión para advertir contra conclusiones apresuradas, contra intentos por echar la culpa a quienes no nos gustan”, dijo Riabkov en una rueda de prensa celebrada el mismo jueves en Moscú, capital rusa.

LEER MÁS: Vídeo: Primeras imágenes de petroleros siniestrados en mar de Omán

LEER MÁS: Ataque a buques petroleros en mar de Omán provoca reacción mundial

El diplomático ruso resaltó asimismo la importancia de “normalizar la situación en torno a Irán”. “Necesitamos abordar lo ocurrido de forma tranquila e imparcial, no precipitarnos a sacar conclusiones apresuradas”, insistió.

Recordando “una creciente campaña de presión” política, psicológica y militar ejercida últimamente contra Irán, Riabkov indicó que Moscú no desea que incidentes como el de los dos petroleros, que “ha sacudido” el mercado del petróleo, sean utilizados como instrumento para “agravar aún más la situación” con la República Islámica.

Aprovecho la ocasión para advertir contra conclusiones apresuradas, contra intentos por echar la culpa a quienes no nos gustan”, ha indicado el viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Riabkov.

              

Riabkov hizo estas declaraciones mientras, en Washington D.C. (capital de EE.UU.) el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, acusaba a Irán de estar detrás del incidente del mar de Omán.

Pompeo argumentó que nadie en la región tiene “los recursos y la capacidad necesaria para actuar con ese alto nivel de sofisticación”.

Sin embargo, pese a las acusaciones infundadas de la Administración del presidente estadounidense Donald Trump, aún no se sabe si se trata de un mero accidente o de un sabotaje como el ocurrido el pasado 12 de mayo con las explosiones en buques de carga de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en Al-Fuyaira.

A principios de junio, el coordinador para Oriente Medio de la Comisión Internacional de Derechos Humanos (IHRC, por sus siglas en inglés), Haitham Abu Said, concluyó que el régimen israelí estuvo involucrado directamente en el puerto emiratí.

Irán también considera “sospechoso” el incidente de hoy, que se produjo en medio de la histórica visita a la República Islámica del primer ministro de Japón, Shinzo Abe.

LEER MÁS: Irán considera “sospechoso” ataque a buques en el mar de Omán

LEER MÁS: Japón: Buques atacados en el mar de Omán son vinculados a Tokio

Como continuación de los intentos de EE.UU. por derrocar a la República Islámica, la Administración de Trump ha dado nuevas dimensiones a sus hostilidades al imponer embargos brutales y demonizar a Irán sin ofrecer pruebas para apoyar sus argumentos antipersas.

ask/mla/lvs/rba

Comentarios