• El canciller ruso, Serguéi Lavrov, habla en una exhibición en Moscú, 11 de marzo de 2019. (Foto: mid.ru)
Publicada: lunes, 25 de marzo de 2019 22:22
Actualizada: martes, 26 de marzo de 2019 7:38

El reconocimiento por parte de EE.UU. de la soberanía de Israel sobre los altos del Golán está al margen de la ley y puede empeorar la situación en la región.

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, en una conversación telefónica con el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, ha condenado la intención de Washington de reconocer la soberanía de Israel sobre los altos del Golán, ya que a su juicio, solo agravará la coyuntura en Oriente Medio, ha informado este lunes la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, a través de un comunicado.

Según la vocera de la Diplomacia rusa, Lavrov ha manifestado al titular estadounidense que “este tipo de situaciones, al estar al margen de la legalidad e ignorar todos los acuerdos internacionales, resoluciones y decisiones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), entorpecerá la solución de la crisis en Siria”.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha firmado un decreto que reconoce la soberanía israelí sobre la meseta del Golán en el marco de la visita a Washington, la capital de EE.UU., del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

este tipo de situaciones, al estar al margen de la legalidad e ignorar todos los acuerdos internacionales, resoluciones y decisiones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), entorpecerá la solución de la crisis en Siria”, ha declarado el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en cuanto al reconocimiento de soberanía israelí sobre altos del Golán por parte de EE.UU.

 

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas lo considera un territorio ocupado por Israel, mientras que para este régimen es una región disputada.

Con este gesto, el inquilino de la Casa Blanca es el primer mandatario en reconocer la autoridad de Israel sobre un área que arrebató a Siria en la Guerra de los Seis Días (1967) y que se anexionó en 1981.

Este territorio está situado en la frontera entre los territorios ocupados de Palestina, Siria, El Líbano y Jordania y tiene importantes recursos hídricos que proporcionan a Israel cerca de un tercio del agua que consume.

Con la llegada al poder de Trump en Estados Unidos y debido a sus amplios apoyos a Israel y en especial su decisión de reconocer a la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén) como capital israelí, las autoridades del régimen de Tel Aviv, respaldadas por el apoyo incondicional del republicano, han impulsado en los últimos meses varias medidas fuertemente criticadas y de carácter ilegal como la apropiación de más tierras palestinas.

lvs/rha/hnb

Comentarios