• Rusia rechaza acusaciones infundadas del informe de Mueller
Publicada: lunes, 25 de marzo de 2019 13:52
Actualizada: lunes, 25 de marzo de 2019 18:47

Rusia ha calificado como infundadas las acusaciones en su contra sobre su supuesta injerencia en las elecciones presidenciales estadounidenses del año 2016.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, asegura que las acusaciones contra Rusia formuladas en el informe del fiscal especial estadounidense Robert Mueller carecen de veracidad y ha recordado que Moscú considera las acusaciones como parte de una campaña propagandística.

“Las acusaciones que siguen formulándose contra Rusia por injerencia en los asuntos electorales de Estados Unidos, las seguimos considerando insostenibles, ya que incluso esa breve información indicada en el resumen [del informe] no tiene ningún fundamento”, ha dicho el portavoz en declaraciones este lunes.

Del mismo modo, recuerda que hasta en el resumen del informe divulgado hay el reconocimiento de que no hubo una colusión entre las autoridades rusas y las personas cercanas al actual presidente estadounidense, Donald Trump.

También, el alto funcionario ruso ha reiterado que Rusia no ha interferido en los asuntos internos de otros países y que siempre ha estado y estará en contra de injerencias extranjeras, mientras que también responde y responderá a las interferencias de otras naciones en sus asuntos internos.

Las acusaciones que siguen formulándose contra Rusia por injerencia en los asuntos electorales de Estados Unidos, las seguimos considerando insostenibles, ya que incluso esa breve información indicada en el resumen [del informe] no tiene ningún fundamento”, ha dicho el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

 

“Nuestro país no ha interferido en los asuntos internos de otros países, incluido Estados Unidos, y tampoco en los procesos electorales”, ha afirmado y exigido el fin de las intromisiones estadounidenses en otros países.

Con el informe de Mueller los oponentes políticos de Trump buscaban evidenciar una supuesta colusión suya con Rusia y, de igual manera, tratar de llevarle ante la justicia y dar por finalizada su presidencia antes del año 2020, cuando terminará su mandato.

Rusia, por su parte, había desmentido desde el principio toda implicación en el sistema político de EE.UU., y sostiene que la acusación no es más que una treta para distraer a la población de los graves problemas internos del país norteamericano.

hgn/ktg/alg

Comentarios