• El presidente de Rusia, Vladimir Putin, en el Kremlin, Moscú, 9 de abril de 2018.
Publicada: lunes, 9 de abril de 2018 20:50

En una conversación telefónica sostenida este lunes con la canciller de Alemania, Angela Merkel, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha calificado de ‘inadmisibles’, las ‘provocaciones y especulaciones’ sobre un presunto ataque químico en la región siria de Guta Oriental.

En el contacto en que los dos líderes han intercambiado puntos de vista sobre la situación en Siria, Putin ha subrayado la importancia de la consolidación de los esfuerzos internacionales para normalizar la situación humanitaria en el país árabe, de acuerdo con la Resolución 2401 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), según informa un comunicado del Kremlin citado por la agencia de noticias rusa TASS.

La parte alemana, sin embargo, ha condenado el supuesto ataque con armas químicas, ha informado el portavoz del Gobierno germano, Steffen Seibert, también en un comunicado.

Dicho ataque fue denunciado el sábado por los Cascos Blancos sirios, que reportaron más de 40 personas muertas por asfixia con gas cloro en Duma, en la región de Guta Oriental, al este de Damasco (capital siria). Ayer domingo, el presidente de EE.UU., Donald Trump, responsabilizó al Gobierno sirio del suceso.

Todas las acusaciones de los Cascos Blancos, así como las fotos y vídeos divulgados por ellos en las redes sociales con presuntas víctimas de un ataque químico, no son más que otra falsificación y un intento de socavar la tregua alcanzada”, dice un comunicado del Centro ruso para la Reconciliación en Siria.

 

Duma es el último bastión terrorista en la región de Guta Oriental, y el Gobierno sirio ha estado evacuando a los terroristas de esta zona para frenar los ataques que los extremistas lanzaban contra la urbe capitalina.

Los reportes sobre el ataque con sustancias químicas en Duma coinciden con el aniversario del ataque con misiles Tomahawk perpetrado hace un año por Estados Unidos contra una base aérea siria tras acusar, sin pruebas, a las fuerzas sirias de un ataque mortal con armas químicas en una localidad de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib (noroeste de Siria); una acusación rechazada por el Gobierno sirio.

Al respecto, el Centro ruso para la Reconciliación en Siria ha denunciado este lunes que la información de los Cascos Blancos sobre el supuesto ataque químico es falsa y busca socavar la tregua.

“Todas las acusaciones de los Cascos Blancos, así como las fotos y vídeos divulgados por ellos en las redes sociales con presuntas víctimas de un ataque químico, no son más que otra falsificación y un intento de socavar la tregua alcanzada”, dice el Centro en un comunicado.

aaf/ncl/snz/hnb

Comentarios