• La portavoz de la Cancillería de Rusia, María Zajarova, en una rueda de prensa.
Publicada: martes, 13 de marzo de 2018 22:27

Después de que la premier británica diera un ultimátum de 24 horas a Moscú para que explicara el envenenamiento de un exespía ruso, la portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, María Zajarova, ha sugerido este martes al Reino Unido que no trate de intimidar a una potencia nuclear como Rusia.

“Nadie puede imponer un ultimátum de 24 horas a una potencia nuclear (…) no vale la pena hacerlo”, ha señalado la diplomática rusa, comentando las declaraciones de la premier británica, Theresa May, que dio de tiempo a Moscú hasta este martes para que brinde una explicación “creíble” sobre el envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal en territorio británico o, en caso contrario, tomará medidas “mucho más serias”.

En concreto, la jefa del Ejecutivo británico acusó a Moscú de estar detrás del ataque del pasado 4 de marzo a Skripal y a su hija en Salisbury con el agente nervioso “Novichok”, una sustancia letal de la época soviética.

Zajarova recordó el discurso que pronunció el 1 de marzo el presidente ruso, Vladimir Putin, ante la Asamblea Federal, donde presentó los nuevos modelos de armamentos estratégicos y nucleares de Moscú.

“Ya se debe entender que después de lo que dijo el presidente nadie puede presentarse en el Parlamento de su país y decir que da 24 horas a Rusia (…) ¿De qué nos están hablando? ¿A quién dan un plazo de 24 horas? ¿A Rusia?”, pregunta con ironía la portavoz rusa, según recoge la agencia oficial rusa TASS.

Nadie puede imponer un ultimátum de 24 horas a una potencia nuclear (…) no vale la pena hacerlo”, ha señalado la portavoz de la Cancillería rusa, María Jazarova, en relación al ultimátum dado por Theresa May a Moscú para que brinde una explicación “creíble” sobre el envenenamiento del exespía ruso.

 

Tras la muestra inicial de fuerza y la implícita amenaza, Zajarova señala que los británicos no cuentan con información concreta que vincule a Rusia con el caso del doble agente Skripal. “Nadie sabe nada sobre el veneno (…) May no tiene hechos concretos en sus manos”, aduce.

Este mismo martes, el Gobierno ruso ha convocado al embajador británico para trasladarle su malestar por las acusaciones de May a Rusia, ya que el Kremlin niega su participación en el caso y hace recaer la responsabilidad en Londres.

En la actualidad, el espía doble, de 66 años, y su hija Julia, de 33, se encuentran en estado crítico, pero estable, conforme a las autoridades británicas.

mjs/hnb/nii/

Commentarios