• Líder de Irán: Enemigos anhelan sin éxito derrocar la República Islámica
Publicada: sábado, 4 de junio de 2022 5:37
Actualizada: domingo, 5 de junio de 2022 5:43

El Líder de Irán advierte que los enemigos buscan provocar disturbios en Irán para derrocar la República Islámica, pero asegura que nunca tendrán éxito.

Hoy, la esperanza más importante de los adversarios de asestar un golpe al país se basa en las protestas populares. Buscan causar enemistad entre la gente y el Sistema islámico a través de maniobras psicológicas, actividades virtuales y otros trucos, incluidos [contratar a] mercenarios. Pero el cálculo de los enemigos es tan erróneo como muchos anteriores”, ha subrayado este sábado el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

República Islámica, más fuerte que nunca 

En un discurso pronunciado con motivo del 33.º aniversario del fallecimiento del fundador de la República Islámica, el Imam Jomeini (que en paz descanse), el Líder ha recordado que los enemigos suponían que la República Islámica derrocaría seis meses después de su constitución. Sin embargo, destaca que han pasado más de 80 semestres desde entonces y el arbolito de la República Islámica se ha convertido ya en un árbol con un tronco mucho más grueso.

De acuerdo con el Líder, uno de los errores de los enemigos es especular que se puede poner a la nación iraní frente a la República Islámica.

Hoy día, la Revolución Islámica goza de más apoyo popular que hace 40 años, ha asegurado el Líder, para luego argumentar que la masiva participación de los iraníes en las marchas anuales para celebrar el aniversario de la victoria de la Revolución Islámica y el multitudinario funeral del teniente general iraní, Qasem Soleimani —asesinado en un ataque estadounidense en 2020— “muestra la confianza de la gente” en el Sistema islámico.

Líder denuncia la hipocresía del Occidente en derechos humanos

En otro momento de su discurso, el ayatolá Jamenei ha repudiado la hipocresía del Occidente, denunciando que las potencias occidentales saquearon casi todo el mundo durante tres siglos, cometieron los crímenes más horrendos incluyendo torturas y matanzas, entre otros, mientras sus élites políticas y pensadores daban lecciones de derechos humanos a otras nacionales.

“Esta contradicción y la hipocresía en sus palabras y acciones han sido una obra maestra de la civilización occidental”, ha censurado.

Imam Jomeini es el espíritu de la República Islámica

En cuanto al legado del Imam Jomeini, el ayatolá Jamenei ha asegurado que el camino de la Revolución Islámica acelerará el desarrollo del país persa.

 

Ha resaltado la “personalidad excepcional” del fundador de la República Islámica, señalando que “muchos aspectos de la personalidad del Imam Jomeini han permanecido desconocidos para la nueva generación iraní”.

“Conocer al Imam Jomeini es importante para la generación joven porque le ayuda a administrar el futuro del país de la mejor manera posible. El Imam no es solo el Imam de ayer, también es el Imam de hoy y de mañana”, ha detallado.

En cuanto a las características ejemplares del fallecido líder, el ayatolá Jamenei ha señalado que el Imam Jomeini era “la persona más valiente” que conocía, era lógico, sabio y un gran luchador.

“El Imam Jomeini es el espíritu de la República Islámica, de la que si se le quita no se quedará nada de ella”, ha subrayado.

Revolución Islámica es la mayor revolución de la historia en el mundo

El ayatolá Jamenei considera la Revolución Islámica como “la mayor revolución de la historia” en el mundo, mucho más importante, popular e influyente que las revoluciones de Francia y Rusia.

De acuerdo con el Líder, la espiritualidad y el gran apoyo popular son dos principales características que diferencian la Revolución Islámica de otras revoluciones en el mundo.

En cuanto a la revolución francesa y la revolución rusa, el Líder ha señalado que esas dos grandes revueltas se desviaron de su camino una vez que sus líderes intentaron distanciarse de sus respectivos pueblos.

“La Revolución Islámica, sin embargo, ganó gracias al apoyo y la presencia del pueblo, pero la nación no fue excluida, y menos de dos meses después de la victoria, se convocó un referéndum en el que la gente votó por la República” Islámica, ha destacado, agregando que desde entonces se han celebrado casi 50 elecciones en el país. 

No hay duda de que la Revolución Islámica ganó gracias a la presencia del pueblo, agrega, diciendo, sin embargo, que el que logró movilizar a millones de personas y revolver ese gran océano fue el Imam Jomeini.

 

Ha destacado que el objetivo de la Revolución Islámica y su fundador era luchar por el camino de Dios para “restaurar la justicia y promover los valores espirituales” en el país, y esto era imposible bajo la monarquía de Pahlavi o cualquier otro régimen dependiente, por lo que intentó derrocar al sistema monárquico.

El Imam Jomeini, agrega, intentó, con éxito, liberar al país de la dependencia al Este y el Oeste y separar el camino de la República Islámica de las supuestas “democracias” occidentales.

Ha resaltado que la Escuela del Imam Jomeini apoyaba la producción de la riqueza en el país, y al mismo tiempo abogaba por la justicia económica. Rechazaba tanto la opresión, como al opresor. Abogaba tanto por el desarrollo científico y económico, como por el fortalecimiento de la defensa y la seguridad del país.

El Líder ha resaltado que, gracias a la hoja de ruta trazada por la República Islámica, el país persa ha conseguido muchos logros y desarrollos en áreas económicas y científicas, entre otras, aunque ha reconocido algunos fallos. “La Escuela y la hoja de ruta son correctas, solo hay que optar por el camino correcto”, añade, avisando de los intentos de los enemigos para debilitar la economía iraní.

El ayatolá Jamenei ha concluido, llamando a los activistas sociales, políticos y económicos del país a combatir la guerra psicológica y mediática lanzada por los adversarios y a no dejar que los enemigos y antirevolucionarios manipulen la realidad de la Revolución Islámica.

ftm/ncl/fmk