• El canciller iraní, Hosein Amir Abdolahian, habla con la prensa en Damasco, capital de Siria, 9 de octubre de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 19 de octubre de 2021 19:14

El canciller iraní da la voz de alarma a países regionales sobre el aumento de las actividades del grupo terrorista Daesh en Afganistán.

En una llamada telefónica sostenida este martes con su homólogo de Omán, Badr bin Hamad al-Busaidi, el canciller iraní, Hosein Amir Abdolahian, ha expresado su “gran preocupación” por la intensificación de la violencia en Afganistán, especialmente las operaciones terroristas del grupo takfirí Daesh en ese país.

El jefe de la Diplomacia persa ha resaltado que la política exterior del nuevo Gobierno de Irán otorga gran importancia a los lazos con los países vecinos. Por ello, ha subrayado la necesidad de continuar las consultas entre Teherán y Mascate sobre asuntos bilaterales, regionales e internacionales.

Ha señalado la importancia de mejorar las relaciones bilaterales en los campos político y económico, expresando la disposición de Irán para implementar los acuerdos previamente firmados entre los dos países.

 

El canciller omaní, por su parte, ha invitado una vez más a Amir Abdolahian a visitar Mascate, capital del país árabe.

En otra llamada telefónica mantenida el lunes con Yusef bin Ahmed al-Othaimeen, secretario general de la Organización de Cooperación Islámica (OCI), Amir Abdolahian alertó que los ataques de Daesh en Afganistán están destinados a sembrar la discordia en el país afectado por la crisis. Ante tal coyuntura, instó a dicha organización y los países miembros a desempeñar un papel más activo y constructivo al respecto.

La violencia se ha intensificado en Afganistán desde que el grupo armado Talibán tomara el control de la capital el pasado 15 de agosto, tras la salida de las tropas de Estados Unidos del país centroasiático después de 20 años de su invasión, bajo el pretexto de luchar contra el terrorismo, deponer a los talibanes, así como entrenar y equipar a las fuerzas de seguridad afganas.

De hecho, como consecuencia de tres explosiones consecutivas contra una mezquita chií en la ciudad afgana de Kandahar, durante la oración del viernes último, más de 60 personas perdieron la vida. El acto terrorista se produjo justo una semana después de que otro atentado con bomba matara a más de 120 personas y dejara decenas de heridos en otra mezquita de la ciudad nororiental de Kunduz.

Ambos atentados fueron reivindicados por el grupo terrorista Daesh, que tiene un largo historial de ataques contra la minoría chií en Afganistán.

tmv/fmk/rba