• Representante permanente de Irán ante la ONU, Mayid Tajt Ravanchi.
Publicada: sábado, 12 de junio de 2021 5:37

Irán enfatiza que la prueba verdadera de la voluntad de EE.UU. respecto al acuerdo nuclear se verá cuando cese las crueles sanciones contra el país persa.

El representante permanente de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mayid Tajt Ravanchi, dijo el viernes que las negociaciones en curso en Viena (la capital austriaca) es el primer paso para evaluar la voluntad política de EE.UU. de volver al acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), suscrito en 2015 entre Irán y el G5+1 —integrado entonces por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania—.

“No obstante, la prueba principal y verdadera será cuando, tras la verificación, se demuestre que EE.UU. ha cambiado de rumbo, abandonado su fallida política de máxima presión y detenido su terrorismo económico contra Irán”, subrayó el diplomático persa en una sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas (AGNU).

De hecho, agregó Tajt Ravanchi, Washington alega que ha cambiado su política respecto al pacto nuclear, pero sigue aplicando la política de máxima presión contra la República Islámica, que no permite a Teherán importar medicamentos con sus propios recursos financieros.

 

Por otro lado, el embajador iraní se refirió a los intentos de EE.UU. para utilizar, el año pasado, el mecanismo de reactivación inmediata de sanciones contra Irán, los cuales fueron rechazados por los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU).

Según los 13 miembros del CSNU, con su salida del tratado nuclear, Washington ha perdido todo su derecho de utilizar el citado mecanismo y, además, su reclamo en este campo es ilegítimo y carece de cualquier efecto legal, político o práctico, puntualizó.

Irán es blanco de las sanciones más duras de la historia desde 2018 cuando EE.UU., bajo el mandato del entonces presidente Donald Trump, se retiró ilegalmente del pacto nuclear. Estos embargos que abarcan una amplia gama de los ámbitos, hacen imposible que Teherán pueda tener interacciones financieras y bancarias, incluso acceda a medicamentos y equipos médicos necesarios para salvar muchas vidas.

El actual presidente de EE.UU., Joe Biden, no ha descartado la posibilidad de que su país vuelva a ser parte del convenio.

Ante tal coyuntura, las autoridades iraníes han dejado la puerta abierta para el regreso de EE.UU. al pacto, pero recalcan que no aceptarán ninguna condición e insisten en que, primero, Washington debe levantar las sanciones contra el país persa.

ftn/ncl/fmk