• Un misil antibuque de largo alcance disparado durante un ejercicio militar de la Armada iraní en el sur del país, 14 de enero de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 21 de enero de 2021 1:39

Irán se jacta de su elevada capacidad defensiva, reflejada en sus maniobras militares, y destaca el fracaso de la “campaña propagandística” de Trump.

“La campaña propagandística de [el ya expresidente de EE.UU. Donald] Trump, [destinada a] intimidar e influir en la voluntad política [de Irán], no condujo a ningún lugar gracias a la poderosa presencia de las Fuerzas Armadas de Irán y la realización de raros ejercicios militares”, dijo el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamjani.

Mediante un mensaje de Twitter publicado el miércoles, subrayó que “las Fuerzas Armadas [de Irán] son la columna vertebral de una estrategia de resistencia activa”.

Shamjani adjuntó a su mensaje otro tuit, en el que había criticado, a finales del pasado diciembre, la presencia de EE.UU. como la principal causa de la inseguridad en la región de Asia Occidental.

Los comentarios del funcionario persa se produjeron un día después de que arrancaran los ejercicios militares del Ejército iraní, denominados Eqtedar (Poder) 99, en las costas de Makrán, ubicadas en el sur del país.

 

Las maniobras en cuestión son la consecución de los ejercicios militares denominados Payambar-e Azam 15 que llevó a cabo el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) el viernes y el sábado pasados; un ejercicio de la Armada iraní, también llamado Eqtedar (Poder) 99, realizado el miércoles y el jueves en el mar de Omán (sur); y unas prácticas militares a gran escala con aviones no tripulados (drones) del Ejército los pasados 5 y 6 de enero.

Las autoridades iraníes han advertido, una y otra vez, que el país persa dará una respuesta aplastante a cualquier agresión en su contra.

En concreto, alzan la voz de alerta ante el aventurismo de EE.UU. en la región del Golfo Pérsico. A este respecto, la última situación tensa tuvo lugar el domingo, cuando dos bombarderos B-52H‌ de la Fuerza Aérea estadounidense patrullaron la zona mencionada. Irán restó importancia a dicha provocación asegurando que el sobrevuelo de los bombarderos estadounidenses era “de escaso valor operativo”.

El comandante en jefe del CGRI de Irán, el general de división Hosein Salami, advirtió el martes a los adversarios de cualquier error de cálculo contra el país persa. “Nuestro dedo está en el gatillo, en nombre de la gran nación iraní”, amenazó.

tqi/anz/mkh