• El canciller de Irán, Mohamad Yavad Zarif, (2.º dcha.) en una reunión de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior, 29 de enero de 2021. (Foto: ICANA)
Publicada: lunes, 18 de enero de 2021 16:37

Irán se jacta de su elevada capacidad militar para disuadir agresiones y resta eficacia a las provocaciones de Trump en los últimos días de su mandato.

“Irán no busca tensiones ni guerra. Las medidas del escandaloso Gobierno saliente de Trump no afectan a la voluntad del pueblo de Irán”, ha señalado este lunes el canciller persa, Mohamad Yavad Zarif.

En declaraciones formuladas al margen de una reunión de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento de Irán, Zarif ha reaccionado a las provocaciones del presidente estadounidense, Donald Trump, en los últimos días de su mandato, contra Irán.

El titular de Exteriores ha destacado el poder disuasivo de la República Islámica y ha aconsejado a la Administración de Trump que tenga en cuenta este punto, si pretende agredir Irán.

Las declaraciones de Zarif se producen un día después de que el Comando Central de Estados Unidos (Centcom, por sus siglas en inglés) haya informado del éxito de una misión de patrulla de los bombarderos B-52H‌ de la Fuerza Aérea estadounidense en la región del Golfo Pérsico.

La misma jornada, el máximo diplomático persa ha advertido a Estados Unidos que Irán no dudará en “aplastar a los agresores”.

 

Política de Irán ante Biden será “medida ante medida”

Por su parte, Abolfazl Amuyi, portavoz de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento de Irán, ha anunciado que, durante el encuentro, Zarif ha enfatizado que la política de Teherán respecto al próximo Gobierno de EE.UU., que será presidido por Joe Biden, se fundamentará en el principio de “medida ante medida”.

De hecho, el máximo diplomático iraní ha asegurado que la República Islámica no considera una garantía cualquier firma de Biden para que Washington vuelva a ser parte del acuerdo nuclear —de nombre oficial del Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)—, del que salió Estados Unidos en mayo de 2018 por órdenes de Trump.

Las autoridades iraníes recalcan que, si EE.UU. quiere reintegrarse al pacto nuclear debe eliminar las sanciones contra Irán, incluidas las impuestas a la exportación de petróleo y las transacciones bancarias del país.

La República Islámica, además, exige al país norteamericano la compensación correspondiente a todos los daños que han causado sus medidas coercitivas.

tqi/ctl/mjs