• Recuerdo de Soleimani enaltece aniversario de Revolución Islámica
Publicada: lunes, 10 de febrero de 2020 0:12
Actualizada: lunes, 10 de febrero de 2020 21:58

Los iraníes conmemoran el 41.º aniversario del triunfo de la Revolución Islámica con el recuerdo de su héroe antiterrorista Qasem Soleimani, asesinado por EE.UU.

Del 1 al 11 de febrero, un periodo denominado “Década del Alba” o “Daheye Fajr”, los iraníes están celebrando el 41.º aniversario del triunfo de la Revolución Islámica de 1979.

Estos diez días empiezan con el regreso del exilio del fundador de la República Islámica, el Imam Jomeini (que en paz descanse) de Francia y culminan con el levantamiento popular que provocó la caída del régimen monárquico de Pahlavi, apoyado por EE.UU. y, consecuentemente, la victoria de la Revolución Islámica de Irán.

Desde entonces, cada año, los iraníes festejan la victoria de la Revolución Islámica que sigue viva, pese a todas las medidas hostiles del imperialismo, encabezado por EE.UU., para defenestrarla.

 

Sin embargo, la conmemoración de este año, está marcada por el asesinato del teniente general Soleimani, en ataque selectivo de EE.UU. en Irak.

El pasado 3 de enero, por orden directa del presidente estadounidense, Donald Trump, se lanzó un ataque en las cercanías del aeropuerto internacional Muhamad Alaa en Bagdad, capital iraquí, que acabó con la vida de Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, y otros militares iraquíes e iraníes.

La mayoría de países del mundo condenaron el asesinato del estratega militar, reconocido por su labor en la lucha contra el terrorismo. Varios analistas y observadores han calificado al comandante iraní como el general más destacado de la región de Asia Occidental.

Tras el asesinato del general Soleimani, el CGRI lanzó, el pasado 7 de enero, fuertes ataques con misiles contra bases de EE.UU. en Irak, causando decenas de muertos y heridos en las filas estadounidenses.

Desde hace cuarenta años, los Gobiernos de EE.UU. no han escatimado esfuerzos para debilitar y, si es posible, acabar con el sistema islámico gobernante en Irán, pero sus medidas, sanciones y asesinatos, se han intensificado desde que Donald Trump entró en la Casa Blanca ene 2017.

Ese mismo año, el que fuera asesor de Trump y ahora su “detractor”, John Bolton, dijo que la Revolución Islámica no vería su 40.º aniversario.

Ante ello, el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, dijo que “algunos funcionarios estadounidenses fingen estar locos, por supuesto, yo no estoy de acuerdo con eso; más bien, realmente, son estúpidos de primera clase”.

ncl/rha/rba