• El asesor del Líder de la Revolución Islámica de Irán para Asuntos Militares, el general de división Yahya Rahim Safavi.
Publicada: lunes, 20 de enero de 2020 16:54
Actualizada: martes, 21 de enero de 2020 0:43

EE.UU. desconoce la magnitud de la prometida venganza por el asesinato del general Soleimani, que pondrá fin a su presencia en la región, dice un militar iraní.

La aviación estadounidense asesinó el 3 de enero al ya excomandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, en Bagdad, capital iraquí.

En un comentario hecho este lunes al respecto, el asesor del Líder de la Revolución Islámica de Irán para Asuntos Militares, el general de división Yahya Rahim Safavi, ha afirmado que los asesinos del destacado estratega iraní no conocen las consecuencias de la eliminación del general Soleimani ni los impactos del martirio o movimientos que pondrán fin al imperialismo.

De hecho, el asesinato de figuras, como el general Soleimani, jugará en su contra y fortalecerá la resistencia ante la presencia extranjera en la región del oeste de Asia, ha matizado Rahim Safavi.

“Las naciones de la región expulsarán definitivamente a EE.UU. de la región (…) Digo con certeza que las fuerzas de EE.UU. y de sus aliados serán expulsadas pronto del oeste de Asia. Ellos ya no se quedarán en la región”, ha afirmado el asesor militar del Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

 

Rahim Safavi ha hecho notar que el declive de los poderes imperialistas, entre ellos EE.UU., se ha iniciado desde hace muchos años, y el florecimiento de países independientes como Irán, Irak, Siria, El Líbano, e incluso, Afganistán, “acelera tal proceso”.

En alusión a la decisión del Parlamento iraquí, que aprobó el 5 de enero, una resolución, pidiendo a Bagdad cancelar la solicitud de asistencia de EE.UU. y poner fin a la presencia de sus fuerzas en el marco de la llamada coalición anti-EIIL (Daesh, en árabe) o en cualquier otro contexto, el alto mando castrense iraní se ha mostrado convencido de que “el futuro Gobierno iraquí cortará las manos de EE.UU. de su país”.

El proyecto para expulsar a EE.UU. inició justo después de que las fuerzas norteamericanas bombardearan el 30 de diciembre varias posiciones de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) en la provincia de Al-Anbar (oeste). Las fuerzas populares aseguraron el día siguiente que “el cobarde ataque” jugaría en su contra, ya que allanaría el camino para el fin de la presencia estadounidense en Irak.

El asesinato del teniente general Soleimani, no obstante, fue la gota que colmó el vaso y aceleró dicho proceso, aunque Washington se niega a abandonar el país que, además de grandes cantidades de recursos naturales, es geográficamente importante.

ask/ctl/mrz/mjs

Comentarios