• Fuerzas estadounidenses desplegadas en Irak.
Publicada: sábado, 18 de enero de 2020 10:56
Actualizada: lunes, 20 de enero de 2020 17:55

La expulsión forzosa de EE.UU. de Irak podría marcar un “humillante” fin a su larga misión en este país árabe, además, fortalecerá aún más a Irán, según CNN.

Irán y EE.UU., de acuerdo con CNN, compiten para “ganar influencia” en Irak desde 2003, cuando EE.UU. invadió este país árabe. “Irán ya ha ganado” en tal competencia, aplicando “una estrategia consistente y coherente”, algo que EE.UU. no dispone, lamenta.

Y, ahora, EE.UU. se enfrenta a la posibilidad de ser echando de Irak, aunque su presidente, Donald Trump se niega a hacerlo. Sin embargo, rendirse ante las presiones y evacuar Irak “sería una gran victoria para Irán”, ha señalado este sábado la cadena norteamericana.

“Siendo forzado a salir, sería un humillante fin a la larga misión estadounidense en Irak, donde EE.UU. gastó cientos de miles de millones de dólares del dinero que pagaron sus contribuyentes y murieron miles de sus soldados”, se lee en la publicación.

Irán ha fortalecido lazos económicos con el vecino durante “los años de guerra y la ocupación”, por lo que ahora, “no resulta sorprendente” que el Parlamento iraquí decida alinearse con Teherán y exigir la expulsión de EE.UU. de su país, tras el asesinato del ya excomandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, que tuvo lugar el 3 de enero en Bagdad, capital iraquí, matiza CNN.

 

Fawaz Gerges, un profesor de estudios de Medio Oriente en la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres, citado por CNN, a su vez, ha alertado que la salida de EE.UU. de Irak dará la impresión de que “Trump carece de una estrategia” para la región del oeste de Asia.

Aunque el asesinato del alto estratega iraní fue la gota que colmó el vaso, el proyecto para expulsar a los militares estadounidenses arrancó justo después de que las fuerzas estadounidenses bombardearan el 30 de diciembre varias posiciones de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), en el distrito de Al-Qaim, en la provincia de Al-Anbar (oeste).

Las fuerzas populares aseguraron un día después que “el cobarde ataque” de EE.UU. contra sus posiciones jugaría en su contra, ya que allanaría el camino para el fin de la presencia estadounidense en Irak. Sin embargo, un poder hegemónico como EE.UU. no abandonará fácilmente un país tan rico en recursos naturales, como el petróleo, y geográficamente importante.

Trump no es el primer mandatario norteamericano en tener la mirada puesta en los ricos yacimientos de crudo en la región. De hecho, “coged el petróleo” no es una mera frase, sino es una política que ha sido discutida durante décadas en Washington.

ask/ktg/hnb

Comentarios