• Irán ofrece formar “Coalición de Esperanza” en el Golfo Pérsico
Publicada: miércoles, 25 de septiembre de 2019 15:10
Actualizada: miércoles, 25 de septiembre de 2019 20:23

El presidente de Irán, Hasan Rohani, ofrece crear la “Coalición de Esperanza” como una iniciativa para mantener la seguridad del Golfo Pérsico.

“Ante la responsabilidad histórica de mi país de mantener la seguridad, la paz, la estabilidad y la prosperidad en el Golfo Pérsico, quisiera invitar a todos los países afectados por los sucesos en el estrecho de Ormuz a participar en la Coalición de la Esperanza”, ha indicado Rohani, en un discurso ofrecido este miércoles en el 74.º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU).

De acuerdo con el mandatario persa, el objetivo de esa coalición es fomentar la paz y la estabilidad para todos los residentes de la región del Golfo Pérsico y garantizar una seguridad colectiva para el tránsito libre de petróleo y el suministro de energía de esta zona a todas partes del mundo.

“La Coalición de Esperanza se basa en los principios de las Naciones Unidas, la igualdad, el respeto mutuo, la concordia, el respeto a la soberanía y la integridad territorial de otros países, la inviolabilidad de fronteras, y la resolución pacífica de controversias”, ha explicado Rohani.

En esta línea, el presidente iraní ha determinado dos principios fundamentales para la dicha coalición: “no agresión y no injerencia en los asuntos nacionales de otros países”, para después indicar que los detalles de esta iniciativa serán publicados por el Ministerio de Exteriores de Irán.

La nueva propuesta del dignatario iraní tiene lugar en momentos en los que la región del Golfo Pérsico es epicentro de una escalada de tensiones, concretamente después de que EE.UU. busca crear una misión naval en la zona so pretexto de proteger la libre navegación y hacer frente a Irán.

Ante la responsabilidad histórica de mi país de mantener la seguridad, la paz, la estabilidad y la prosperidad en el Golfo Pérsico, quisiera invitar a todos los países afectados por los sucesos en el estrecho de Ormuz a participar en la Coalición de la Esperanza”, ha indicado el presidente iraní, Hasan Rohani.

 

Washington, que por ahora cuenta con el apoyo del Reino Unido, Arabia Saudí y el régimen de Israel para lanzarse a este aventurismo, no ha logrado convencer a otras naciones, incluyendo a aliados cercanos, que argumentan que la iniciativa los podría arrastrar a un conflicto militar de grandes dimensiones en la región.

LEER MÁS: Sigue en solitario coalición de EEUU; Berlín dice que no entrará

LEER MÁS: ‘Colapsa la llamada coalición antiraní de EEUU en Golfo Pérsico’

Rohani, no obstante, ha advertido de que la región “está al borde del colapso” por las provocaciones estadounidenses y ha explicado que “una metedura de pata puede alimentar un gran incendio”. “No podemos tolerar la intervención provocativa de los extranjeros”, ha resaltado.

“La seguridad de nuestra región se producirá cuando se retiren todas las tropas estadounidenses, esta no se va a garantizar con las armas”, ha indicado el presidente persa, denunciando cualquier presencia extranjera en las aguas del Golfo Pérsico.

Además, ha comentado sobre las supuestas amenazas por parte de EE.UU. contra su país, advirtiendo de que Irán responderá de manera decisiva y firme a cualquier tipo de transgresión y violación de su seguridad e integridad territorial.

LEER MÁS: Irán se declara listo para “cualquier escenario” en el Golfo Pérsico

En este sentido, ha explicado que “la paz, seguridad e independencia de los vecinos es la paz, seguridad e independencia de Irán”. “Estados Unidos no es nuestro vecino (...) el está ubicado aquí (en otra parte del mundo), no en el Oriente Medio”, ha manifestado.

De este modo, ha insistido en que la seguridad del Oriente Medio se logrará en la cooperación de los países de la misma región. “El camino final hacia la paz y la seguridad en esta zona pasa por una democracia interior y diplomacia exterior. La seguridad no puede ser comprada o facilitada por gobiernos extranjeros”.

“EE.UU. no es el abogado de ninguna nación ni el guardián de ningún Estado”, ha sostenido, al tiempo que ha hecho referencia a un refrán iraní: “El vecino va primero, luego va la casa”. “En caso de incidente, ustedes y nosotros debemos permanecer solos. Somos vecinos entre nosotros, y no de Estados Unidos”, ha argüido.

En otra parte de sus cometarios, el jefe del Ejecutivo iraní también ha cuestionado la incapacidad de Washington para resolver la crisis en Afganistán, Irak, Siria, Yemen y otros países de la región. “EE.UU. no ha logrado en 18 años reducir las acciones terroristas, pero Irán sí ha puesto freno a los terroristas del EIIL (Daesh, en árabe) con el apoyo de las naciones vecinas”.

Asimismo, ha reprochado los planes de Washington y del régimen de Tel Aviv para devastar la región de Oriente Medio, a través del derramamiento de sangre, la agresión, la ocupación y el fanatismo religioso y sectario, y el extremismo.

“El Oriente Medio está ardiendo en las llamas de la guerra por la ocupación y usurpación de las tierras por parte del régimen de Israel y la mayor víctima de estas actividades es el pueblo oprimido de Palestina”, ha agregado.

La seguridad de nuestra región se producirá cuando se retiren todas las tropas estadounidenses, esta no se va a garantizar con las armas”, ha afirmado el mandatario iraní, Hasan Rohani.

Rohani ha hecho una alusión a los recientes ataques de las fuerzas yemeníes a las instalaciones petroleras de Arabia Saudí, para luego instar al régimen de Riad a detener sus agresiones contra el país más pobre del mundo árabe, en lugar de formular acusaciones y rencor contra otros paises.

“La seguridad de Arabia Saudí debe ser garantizada por el fin de la agresión en Yemen y no invitando a extranjeros (al conflicto)”, ha sostenido, agregando que la solución para una paz en la península Arábiga, la seguridad en el Golfo Pérsico y la estabilidad en Oriente Medio “debe ser buscada dentro de la región, en lugar de fuera", ha reiterado.

El pasado 14 de septiembre, el Ejército yemení, respaldado por el movimiento popular Ansarolá, atacó con 10 aviones no tripulados (drones) dos instalaciones vitales de la compañía petrolera saudí Aramco, en el este del reino árabe, en represalia por las constantes ofensivas de Riad y sus aliados en contra de Yemen.

Después de que el ataque provocara grandes explosiones y una amplia destrucción en dichas refinerías, las autoridades estadounidenses y saudíes alegaron que la acometida se realizó con misiles de crucero que “probablemente provenían de Irán”, algo que fue rechazado firmemente por el Gobierno iraní.

LEER MÁS: Zarif: EEUU no puede salir del atolladero de Yemen culpando a Irán

myd/lvs/rba/hnb

Comentarios