• Ali Akbar Velayati, el director del Centro de Estudios Estratégicos del Consejo de Discernimiento del Sistema de la República Islámica de Irán, antes de reunirse con el representante especial del secretario general de las Naciones Unidas para Afganistán en Teherán (capital iraní), 29 de enero de 2017.
Publicada: domingo, 29 de enero de 2017 22:38

Un alto funcionario iraní denuncia la decisión polémica de Trump contra los musulmanes, destacando que tal medida perjudicará el futuro de Estados Unidos.

"Si los iraníes viajan a un país, su dignidad debe ser respetada y tales medidas serán indudablemente perjudiciales para el futuro de Estados Unidos", ha destacado este domingo el director del Centro de Estudios Estratégicos del Consejo de Discernimiento del Sistema de la República Islámica de Irán, Ali Akbar Velayati, en reacción al decreto suscrito por el presidente estadounidense, Donald Trump, para prohibir la entrada a EE.UU. de ciudadanos de siete países musulmanes: Irán, Siria, Libia, Yemen, Somalia, Irak y Sudán.

Además, al considerar a Trump como persona "desequilibrada", ha subrayado que el pueblo iraní no necesita la atención de tales personas para recibir visados.

Si los iraníes viajan a un país, su dignidad debe ser respetada y tales medidas serán indudablemente perjudiciales para el futuro de Estados Unidos", ha destacado Ali Akbar Velayati, asesor del Líder de la Revolución Islámica de Irán.

"Los iraníes siempre han vivido con dignidad y están orgullosos de que no necesiten el permiso de unos individuos desequilibrados como Trump o cualquier político estadounidense", ha destacado Velayati durante una rueda de prensa celebrada en Teherán, la capital persa, y tras reunirse con el representante especial del secretario general de las Naciones Unidas para Afganistán, Tadamichi Yamamoto.

 

El polémico decreto de Trump ha provocado reacciones entre las autoridades iraníes y los propios estadounidenses. El canciller Mohamad Yavad Zarif condenó el sábado esa decisión y la consideró como un “regalo” para los extremistas takfiríes y sus patrocinadores.

Además, la Cancillería iraní advirtió que tomará las medidas necesarias tanto legales como políticas para proteger los derechos de sus ciudadanos, y pese a distinguir entre el Gobierno de EE.UU. y la nación, “ejecutará el principio de reciprocidad”.

En otra parte de sus declaraciones, Velayati, el también asesor del Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, se ha referido a sus conversaciones con el representante de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el conflicto en Afganistán y ha destacado que ambas partes creen que el enfoque militar no resolvería la cuestión afgana y que la única salida al problema es "vía política".

Por último, el alto político iraní ha expresado la oposición del país persa a la intervención de cualquier país en los asuntos internos de Afganistán.

myd/rha/ftn/hnb

Comentarios