• Sede de la empresa brasileña Odebrecht en Lima, Perú.
Publicada: martes, 7 de febrero de 2017 1:03
Actualizada: martes, 7 de febrero de 2017 3:06

Por el caso de corrupción Odebrecht, que habría sobornado a las más altas instancias políticas de Perú, varios expresidentes podrían ir a prisión.

La constructora brasileña Odebrecht, envuelta en el escándalo Lava Jato por pago de sobornos a cambio de obras públicas en Brasil y otros países de América Latina, admitió haber desembolsado unos 29 millones de dólares en coimas en Perú entre los años 2005 y 2014 para ganar la concesión de obras.

Resultado de esto, casi todos los expresidentes peruanos desde la recuperación de la democracia en 1980 se enfrentarían a años de cárcel; una situación que varios analistas y periodistas califican de “traumática”, “confusa” y “vergonzosa”.

Estos son los vínculos de los expresidentes con Odebrecht:

El ex director ejecutivo de Odebrecht en el Perú Jorge Barata, quien se acogió a la “delación premiada”, confesó que 20 millones de dólares se pagaron en sobornos a Alejandro Toledo (presidente entre 2001 y 2006) para obtener el proyecto de la construcción de los tramos II y III de la Carretera Interoceánica. Sin embargo, el exmandatario ha negado tajantemente las acusaciones.

En otra parte de su confesión, Barata asegura que la empresa pagó 1,4 millones de dólares a un alto funcionario del Gobierno de Alan García (2006-2011) para torcer la decisión del comité evaluador de la Línea 1 del Metro de Lima.

 

La Fiscalía explicó que el presidente del Comité de Licitación de la obra, Edwin Luyo, y el exviceministro de Transportes Jorge Cuba, —ambos detenidos— habrían recibido 7 millones de dólares en sobornos. Alan García, por su parte, ha dicho que “no lo mezclen en sobornos y coimas de gente sin moral ni patriotismo” ya que no tiene nada que ocultar.

Asimismo, el diario brasileño Fohla de Sao Paulo publicó el pasado 15 de enero que otro ex jefe de Estado peruano, Ollanta Humala, recibió 3 millones de dólares de Odebrecht destinados a financiar su campaña presidencial de 2011. El periódico agregó que dicho pago habría sido autorizado por el entonces presidente brasileño Luis Ignacio Lula da Silva.

La compañía brasileña acordó con la Fiscalía de Perú pagar 30 millones de soles (unos 9 millones de dólares) como un adelanto de la devolución de las ganancias ilícitas obtenidas con los sobornos, además de entregar toda información o documentación que le sea requerida por las autoridades peruanas en relación con este caso.

lvs/ncl/krd/hnb

Comentarios